jump to navigation

CÓMO TE COMUNICAS 7 de agosto de 2015

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento.
Tags: , , ,
1 comment so far

comunicacion centrosEs bien cierto que uno solo puede llegar a conocerse mínimamente a sí mismo a través de la relación que establece con los demás. Y relacionarse con los demás significa comunicarse, tema que no es tan sencillo como parece ya que una cosa es lo que queremos comunicar (pensamientos), otra lo que comunicamos a través de la palabra con el consiguiente significado que para nosotros tiene “eso” que queremos comunicar, y una última cuestión que es el significado que a nuestras palabras le da quien las recibe. Todo este entramado de significantes y significados se complica además con la forma que habitualmente tenemos de comunicarnos, que varía en función de la persona que tenemos delante. En este comedido análisis me fundamento en la teoría de los 4 elementos de Gurdjieff que Alejandro Jodorowsky ha ampliado con su experiencia tarológica.

Para que exista una buena comunicación sería interesante que los 4 elementos (Aire, Agua, Fuego y Tierra) actuasen al unísono, comandados por la Quintaesencia, cosa que desgraciadamente y por regla general no ocurre. Por ello sería conveniente, de vez en cuando, observarnos en nuestra comunicación con los demás. ¿Nos comunicamos, sobre todo, con la mente, con nuestro aspecto intelectual?. Si los juicios, las “opiniones” y sobre todo el poseer la verdad son las columnas sobre las de que descansa nuestra disertación, seguramente estaremos actuando desde la cabeza, sin tener en cuenta los otros centros. Si actuamos de manera emocional, nos quejamos, contamos nuestra historia sin escuchar al otro, si buscamos complacencia, que quien escucha se muestre indulgente con nosotros, etc… estaremos comunicándonos desde el centro emocional. A menudo ese “te hablo desde el corazón” incluye el lamento, el disgusto, la reclamación de algo que creemos injusto. Al actuar preferentemente desde el centro creativo-sexual, intentaremos aprovecharnos del “otro”, intentaremos manipularle a partir del exceso, del depotismo, nos comunicaremos de manera exagerada, con aspavientos. Y si actuamos preferentemente desde el centro material nos mostraremos fríos, invadiremos la intimidad del otro, estaremos pendientes de que no invadan nuestro territorio, aunque, eso sí, intentaremos invadir el territorio de los demás, no escucharemos.

Para que la comunicación se convierta en algo enriquecedor, los 4 centros, los 4 elementos han de conservar un equilibrio que únicamente puede conseguirse a través del espacio interior, de la presencia consciente y de la aceptación del “otro” como espejo de uno mismo. De alguna manera, al comunicarnos con los demás manifestamos nuestros estados interiores y solo con la debida atención sobre nuestros estados de ánimo podemos lograr una comunicación más fluida y auténtica.

Anuncios