jump to navigation

¿TODOS SOMOS UNO? LA NO-DUALIDAD, OTRO CONCEPTO 3 de enero de 2016

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento.
Tags: ,
add a comment

hombre y espejoHace tiempo que me viene rondando por la cabeza el escribir sobre el tan manido tema de la dualidad y la no-dualidad. En primer lugar al describir ambos aspectos, nos encontramos con una polaridad. Por una parte somos conscientes de los claroscuros de los acontecimientos, de las paradojas del ser humano en sus vivencias cotidianas, de la ambivalencia de nuestra existencia. Sin embargo, emerge una corriente espiritualista que afirma, sin condiciones, que esa polaridad, ese vínculo pendular entre polos opuestos, simplemente no existe. Y en cierto sentido eso es verdad. En última instancia a un nivel, digamos transpersonal o mega-humano, se disuelve toda esa fantasía de lo uno-lo otro. Incluso deja de existir lo que denominamos el Observador.

Partiendo de la base de que toda búsqueda espiritual tiene su origen en el ego, es fácil llegar a la conclusión de que la mayor parte de todo ese “proceso” se dirime entre ese yo personal e intransferible y los pequeños instantes de vacío existencial (vividos como comunión con el Todo) y que resultan difíciles de explicar, sobre todo porque no tienen ninguna explicación racional y entendible por el ego, el cual trata por todos sus medios de apropiarse de la autoría de esos momentos místicos y de hacerse con el control de esas situaciones, de esos instantes en los que de manera absoluta nos encontramos totalmente “todificados”.

Ahora bien, se ha extendido por al ámbito espiritual el concepto de “Todos somos Uno”. Quizás sea la manera más sencilla de comunicar que en realidad, a un nivel “trans-meta”,  no existe un Yo individual, que todos compartimos el mismo SER, o lo que sea que es eso que queremos explicar con palabras. Pero en el interín nos olvidamos de las trampas del lenguaje de las que se aprovecha el ego. Decir que Todos somos Uno supone acordar que somos muchos, o sea todos, y que esos muchos somos uno, como si estuviésemos realmente empaquetados, mezclados, revueltos, amasados en un heterogéneo agujero negro de personalidades, así el ego se queda tranquilo porque se encuentra reforzado por esos otros egos que forman el Todos.

Así toda la potencia de la frase “Todos somos Uno” se diluye. El Yo soy Tú y Tú eres Yo implícito, queda confinado al reducido lenguaje de la mente, de la que el ego es su señor. Eso nos tranquiliza. Por una parte sigo siendo Yo pero, por otra, soy Uno con el otro. Juegos de palabras que al ego le encantan ya que así no tiene que lidiar con su propia disolución. Tal vez, y digo tal vez, sería mejor desterrar esa frase de la “new-age” y constatar que realmente solo existe la Unidad. Pero claro, es mucho más beatífico decir Todos somos Uno que aseverar que solo existe la Unidad. El ego no entiende eso y se revela. Jeff Foster lo explica de una manera muy sencilla: “La “no-dualidad” es en realidad una traducción de la palabra sánscrita “Advaita”, que significa simplemente “no dos” y apunta a la unidad esencial (totalidad, plenitud, unicidad) de la vida, una totalidad que existe aquí y ahora, antes de cualquier aparente separación. Es una palabra que indica una intimidad, un amor más allá de las palabras, justo en el corazón de la experiencia del momento presente. Es una palabra que nos señala la vuelta a casa. Y a pesar de la apariencia fascinante de la separación y la diversidad sólo hay una esencia universal, una realidad. La unidad es todo lo que hay — y estamos incluidos. Lo que realmente estamos tratando de hacer cuando decimos “no-dualidad” es señalar a la vida como es justo ahora, antes de la aparición de los conceptos y las etiquetas; antes de que el pensamiento cree un mundo de cosas: mesa, silla, mano, pie, miedo, yo, tú, pasado, futuro. ¿Qué es la vida antes del pensamiento? ¿Podemos siquiera hablar de eso? ¿Es posible capturar la no-dualidad en palabras?” La respuesta es No. Pero de algo tenemos que hablar, de filosofar, en esa búsqueda infructuosa de lo intangible.

Otra de las cuestiones a tratar es que cuando solemos decir Todos somos Uno, parece que nos olvidamos, o nuestro buen-ego quiere olvidarse, de todo lo que acontece en el mundo: muerte, guerras, hambre, soledad… Y hemos de concienciarnos que todo eso que ocurre forma parte de la Unidad, está incluido en lo insondable, en la multiplicidad de facetas que la conforman. No vale, pues, negar que todo ello no existe en realidad, que no es más que un sueño. “Eso puede ser cierto desde una perspectiva final, en última instancia, pero nadie puede vivir en ‘última instancia’”.(Foster)

Los negacionistas del ego han encontrado un salvavidas existencial en las enseñanzas advaitas, sin embargo no han entendido ni aprehendido la verdadera dirección hacia donde apuntan. Se han quedado mirando el “dedo que apunta hacia la luna”. Así que el Todos somos Uno se convierte en su dogma y doctrina sin enterarse de lo que verdaderamente significa. Aunque…eso está bien, forma parte de la Unidad, de sus múltiples facetas, de su miríada de expresiones en lo cotidiano. Ahhh!!! Qué placer, qué emoción saber que formo parte de algo más grande que yo. Hasta mi ego está sonriente y contento. Como Buda.

Anuncios

2016- El año de la Guerra 17 de noviembre de 2015

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Uncategorized.
add a comment

2016Aunque el titular pueda parecer cuanto menos terrorífico, no lo es menos que la situación por la que atraviesa la escena mundial nos aboca a un futuro año repleto de incidencias demoledoras.

El año 2016, por numerología, es un año 9, y la lámina del Tarot en la que se refleja es la del Ermitaño. La palabra que, ahora mismo, emerge al contemplar este arcano es CRISIS. Pero es que aún hay más. 2016 podemos dividirlo en 2 dígitos: 20 y 16. El Juicio y La Casa-Dios, más conocida por La Torre. Y todos sabemos, en su significado más regresivo, a lo que estas cartas suelen hacer referencia, y más teniendo en cuenta que venimos de un Año-Diablo.

El Juicio Final en su vertiente bíblica alude al final de los tiempos y al juicio divino que se hará con cada uno de nosotros. Como metáfora podríamos realizar la analogía de un final de la concepción del mundo tal y como lo conocemos y La Torre añade el derrumbamiento de estructuras cristalizadas. Y desgraciadamente ambas cartas nos dirigen, tal y como están las cosas, hacia la Guerra Santa.

Hace casi un año ya escribí en el post “Proyecciones para 2015, el año del Diablo:

http://www.tarotconsultingbcn.com/blog/proyecciones-para-2015-el-ano-del-diablo

Que los atentados que en aquel entonces se perpetraron en París no serían los últimos. Hace unos días ha vuelto a suceder, pero con consecuencias más cruentas que en aquel momento. Cuando publiqué el post, varias personas se quejaron de mi visión “apocalíptica y mitinera”. No fue esa mi intención, en aquel momento se trataba de realizar un “ejercicio de estilo” con las cartas del Tarot para confirmar que ese libro de imágenes contemplaba todas y cada una de las posibles circunstancias por las que pasa tanto la vida de una persona como la vida de la comunidad humana. Solo hay que escarbar un poco. Y tampoco hace falta ser Nostradamus para prever lo que puede suceder en un futuro inmediato vistas las consecuencias de la actividad humana en el pasado y en el presente. Yo solo confirmo lo que el Tarot indica.

Cuando El Juicio y La Torre no armonizan, su relación tiene algo de primario e irracional y representan la faceta psicológica más primitiva. Simbolizan la penetración violenta, la crisis aguda, la actualización brutal de la energía acumulada. Son indicadores de un temperamento reactivo, de un genio agrio y difícil que tiende a envenenarse la sangre y a la retroalimentación del conflicto. El individuo, y por ende, las naciones, las religiones y las economías, se muestran impulsivas, actúan de forma instintiva, inconsciente y sin pensar en las consecuencias. A menudo manifiestan en mayor o menor grado, tendencias destructivas, sádicas o violentas. El aspecto más sombrío de esta combinación inclina a ser cruel y a una combatividad obsesiva que tiene que dominar por todos los medios. La reacción al miedo suele ser violenta y, en el contexto en el que nos movemos, en el que el enemigo está a la vuelta de la esquina, se piensa que la mejor defensa es atacar primero. Secretamente al fanático -religioso, político o de cualquier otra índole- le gusta ser temido y puede utilizar la amenaza, la coacción y el terror, o estar dispuesto a hacer cualquier cosa para conseguir sus objetivos. En los peores casos tiende a la violación, al salvajismo y a los crímenes violentos. Las pasiones y los instintos son de excesiva fuerza, le gusta lo intenso y lo que supone peligro y adrenalina. Inclinado a las posturas extremistas y radicales, así como a las acciones drásticas. Este tipo de  persona (?), tiende a ser vengativa y a menudo se enfada y se enemista con odio intenso. ¿Os suena de algo todo esto? Creo que es un retrato bastante ajustado a lo que está ocurriendo desde la llegada del Diablo en 2015 y que empezó a hacer de las suyas desde finales de 2014. Con el advenimiento de La Torre, que ya ha empezado a influenciar desde el último trimestre de 2015, los síntomas y consecuencias se amplificarán.

Pero esta constelación de Arcanos nos ofrece también una lectura positiva. Es posible LIBERARSE de viejos conceptos si ahondamos en nuestro interior y sacamos lo mejor de nosotros mismos, individualmente, para que la suma de conciencias suponga un aumento exponencial de la conciencia planetaria. Si eso se consigue, se podrá dar un salto cuantitativo enorme en el desarrollo del planeta. Aunque todo avance en el desarrollo de la Humanidad lleva consigo un enorme esfuerzo vincular: o todos o ninguno, así de claro.

El Juicio y La Torre en su aspecto armónico es signo de un temperamento con un grado de fuerza y determinación. Nos obligará a tomar partido aportando un sentido de la consecuencia de nuestros actos que no nos dejará ser ambiguos o hacer las cosas a medias. Esta combinación  nos proveerá del coraje necesario para no dejarnos intimidar para no acobardarnos frente al peligro o el enfrentamiento con lo desconocido.

Y por encima de estos Arcanos aparece El Mundo, la carta significadora del Siglo XXI. Este Arcano, que en realidad se mostrará activo durante todo este siglo, aporta cierta capacidad de autocontrol y prudencia en la acción. Se inclina a la disciplina y al rigor, no es impulsivo sino que evita riesgos innecesarios. Nos ayudará a tomar iniciativas con medida y asegurándose de no empezar mal. Hay en él empirismo y realismo y se consideran los hechos concretos.

El Mundo otorga, en este contexto, una actividad espartana y una clase de fortaleza pétrea que se expresa en firmeza y dureza para enfrentar las realidades más ásperas. Tanto individual como colectivamente se es capaz de un esfuerzo sostenido y concentrado. Se inclina a una combatividad circunspecta pero paciente y perseverante, estoica y resuelta a vencer los obstáculos. Otorga cualidades para la acción política o administrativa, e incluso para la acción militar.

 

CÓMO TE COMUNICAS 7 de agosto de 2015

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento.
Tags: , , ,
1 comment so far

comunicacion centrosEs bien cierto que uno solo puede llegar a conocerse mínimamente a sí mismo a través de la relación que establece con los demás. Y relacionarse con los demás significa comunicarse, tema que no es tan sencillo como parece ya que una cosa es lo que queremos comunicar (pensamientos), otra lo que comunicamos a través de la palabra con el consiguiente significado que para nosotros tiene “eso” que queremos comunicar, y una última cuestión que es el significado que a nuestras palabras le da quien las recibe. Todo este entramado de significantes y significados se complica además con la forma que habitualmente tenemos de comunicarnos, que varía en función de la persona que tenemos delante. En este comedido análisis me fundamento en la teoría de los 4 elementos de Gurdjieff que Alejandro Jodorowsky ha ampliado con su experiencia tarológica.

Para que exista una buena comunicación sería interesante que los 4 elementos (Aire, Agua, Fuego y Tierra) actuasen al unísono, comandados por la Quintaesencia, cosa que desgraciadamente y por regla general no ocurre. Por ello sería conveniente, de vez en cuando, observarnos en nuestra comunicación con los demás. ¿Nos comunicamos, sobre todo, con la mente, con nuestro aspecto intelectual?. Si los juicios, las “opiniones” y sobre todo el poseer la verdad son las columnas sobre las de que descansa nuestra disertación, seguramente estaremos actuando desde la cabeza, sin tener en cuenta los otros centros. Si actuamos de manera emocional, nos quejamos, contamos nuestra historia sin escuchar al otro, si buscamos complacencia, que quien escucha se muestre indulgente con nosotros, etc… estaremos comunicándonos desde el centro emocional. A menudo ese “te hablo desde el corazón” incluye el lamento, el disgusto, la reclamación de algo que creemos injusto. Al actuar preferentemente desde el centro creativo-sexual, intentaremos aprovecharnos del “otro”, intentaremos manipularle a partir del exceso, del depotismo, nos comunicaremos de manera exagerada, con aspavientos. Y si actuamos preferentemente desde el centro material nos mostraremos fríos, invadiremos la intimidad del otro, estaremos pendientes de que no invadan nuestro territorio, aunque, eso sí, intentaremos invadir el territorio de los demás, no escucharemos.

Para que la comunicación se convierta en algo enriquecedor, los 4 centros, los 4 elementos han de conservar un equilibrio que únicamente puede conseguirse a través del espacio interior, de la presencia consciente y de la aceptación del “otro” como espejo de uno mismo. De alguna manera, al comunicarnos con los demás manifestamos nuestros estados interiores y solo con la debida atención sobre nuestros estados de ánimo podemos lograr una comunicación más fluida y auténtica.

Siglo XXI: El final de una Era 3 de diciembre de 2014

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Tarot.
Tags: , , ,
add a comment

Mi última publicación en ISSUU

EL TAROT, METALENGUAJE SIMBÓLICO 1 de septiembre de 2014

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Tarot.
add a comment

Los Símbolos son un puente; intermediarios entre una cosa conocida y otra desconocida, nos hablan de otros estados a los que el hombre puede acercarse y llegar a conocer. Con su estudio y la meditación en ellos, nuestra conciencia se expande y cobra dimensiones desconocidas a las que es posible acceder a través de esta vía que es la simbólica.

El mazo de naipes reúne enteramente las posibilidades cosmogónicas, que van desplegándose ante nosotros en la fase inicial del rito, en la cual entramos en comunión con el Tarot. Este “desfile” nos permite recibir los efluvios de todas las cartas y a la vez enviar a ellas los nuestros. Con este cosmos ordenado, valga la redundancia, seguimos un rito en el curso del cual mezclamos las láminas, las letras podríamos decir, con las que luego, con la selección de arcanos que el Tarot nos presenta en cada consulta concreta, trazamos un mandala que es la respuesta a la pregunta y por extensión una síntesis de toda nuestra situación, en vertical y horizontal.

Es tanto lo que contiene el Tarot que podemos sentirnos hasta abrumados y alejarnos de él, o dejarnos llevar por la flojera y posponer un trabajo que puede parecernos excesivo y, efectivamente lo es en el sentido de que supera nuestras posibilidades personales, siempre insuficientes por otro lado. De hecho el principal inconveniente en la práctica del tarot terapéutico, o desde su vertiente psicológica, consiste, precisamente, en que quien consulta lo primero que desea es que sea el propio tarólogo quien le ofrezca las consignas, consejos y soluciones sobre la pregunta que ha hecho. En cierta medida la gran mayoría de las personas que consultan el Tarot lo hacen buscando una respuesta externa a su pregunta, y eso nada tiene que ver con la cultura o posición social de quien consulta, sino con las reminiscencias sociales y culturales implantadas en el inconsciente colectivo que, paradójicamente, ponen en marcha mecanismos que incluso en la sociedad occidental tan tecnificada, todavía se encuentran vigentes: el ritual, la videncia, la profecía… Mecanismos ancestrales que dirigen nuestras vidas sin que tengamos conciencia de ello y que sobreviven gracias a que configuran un metalenguaje simbólico fuertemente arraigado en la psique humana.

Sin embargo, la dinámica de la práctica tarológica reside en el proceso y no en el resultado final obtenido. No se basa ni en la mente conceptual ni en el conocimiento memorístico que se pueda tener de él. Facilita un lenguaje alternativo, libre de defensas verbales (cognitivas y racionalizadas). Trabaja con lo simbólico, con algo que hay detrás, a través de un lenguaje preverbal: la imagen. Es un espacio dinámico, relacional, en el que entra en juego la transferencia hacia la obra y hacia el lector y la contratransferencia. Permite construir una narrativa de recuperación: a través de la propia lectura hay la posibilidad de volverse a “leer”.

El Tarot como metalenguaje simbólico implica una concepción de la lectura como metáfora. Y en el recorrido, el tarólogo trata de acompañar a la persona que sufre hacia una integración de sentimientos, pensamientos, emociones y recuerdos. Virginia Woolf en su libro “Una habitación propia” nos habla de la necesidad del ser humano de encontrar un espacio propio de subjetividad, de expresión singular y de reconocimiento de una existencia. El Tarot facilita la construcción de ese espacio personal y propio donde poder habitar.

Las imágenes expresan un saber condensado (metalenguaje). Hablan a la vez de distintas expresiones, afectos, emociones, símbolos, escenarios, colores, huellas, marcas, ritmos, etc.. Pertenecen a un espacio simbólico y emocional. La experiencia, para que sea terapéutica ha de ser emocional; la comprensión intelectual por sí misma no produce una modificación del estado psíquico, aun cuando debe quedar incluida en tal experiencia emocional.

SOBRE EL ARQUETIPO DEL LOCO 27 de abril de 2014

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Coaching, Tarot.
Tags: , , , , ,
add a comment

ImagenEl Loco se ve a menudo en las leyendas junto al rey o gobernante representando al bufón de palacio. En estas historias, el trabajo del Loco consiste en desinflar el ego del rey – y decir (en broma) lo que hay que decir, pero que  nadie más está dispuesto a decirlo en voz alta. El Loco está protegido – y tiene un papel esencial – por encima de la politiquería y maquinaciones de los políticos de turno. El Loco es inteligente y sabio, habla con autoridad de la verdad pero suaviza sus golpes con humor. Por último, el Loco es elástico – sin importarle lo que piensen los demás, riéndose de las dificultades y los desafíos de la vida, y volviéndose a levantar una y otra vez – después de ser derribado. En la cultura actual de nuestros políticos, los programas de TV y radio satíricos y cómicos son a menudo  los “Tontos Sabios” y representan a la perfección el arquetipo del Loco-Inocente (o Bufón)

Fortalezas del sabio arquetipo del Loco:

La falta de preocupación por lo que otros piensan de ellos.

Confían en el proceso – disfrutan del viaje y dejan que las cosas sean tal cual son, más que intentar controlarlas.

Viven en el momento presente – porque eso es todo lo que hay.

Viven la vida como un juego – ven el lado más ligero de las situaciones más oscuras.

Se burlan  del ego (y de las reglas de la sociedad).

No importa qué, el Loco tiene gusto por la vida!

 

10 maneras impresionantes con las que la sabiduría del arquetipo del Loco podría aumentar tu éxito:

 

Ilumina una situación difícil: Usa la habilidad de los Locos-Inocentes que descubren el lado positivo (e incluso el lado divertido) de una situación difícil o desafiante en su vida.

Obtén más energía: Utiliza la visión de los Locos-Inocentes: la vida es un juego que permite la expresión de su lado juguetón en el trabajo (o tal vez en tu entorno!). Cuando tenemos la diversión, la vida es más fácil y nos movemos hacia adelante con menos esfuerzo.

Diviértete más: Utiliza el entusiasmo del Loco por la vida y toma decisiones basadas en lo que te porporciona alegría y placer (en vez de hacer lo más sensato). Haz algo inusual o emocionante, sólo por el gusto de hacerlo! Podrás comprobar como esto te lleva a éxitos inesperados, tanto en los negocios como en la vida …

¡Tú eres el protagonista! Utiliza la inventiva de los Locos-Inocentes para llegar a soluciones creativas e inusuales a los problemas y obstáculos.

¡Di lo que hay que decir!: Utiliza la despreocupación del Loco: no te preocupes por lo que otros dicen.  Simplemente comparte tu sabiduría en situaciones en las que por lo general podrías “ocultar tu luz bajo tu capa”.

Mantente en el momento presente: Usa la habilidad de los Locos-Inocentes para estar presente, para disfrutar de la vida ahora, a pesar de las circunstancias que pueden estar sucediendo en tu vida.

Mantente comprometido: Utiliza la confianza de los Locos-Inocentes en el proceso de preocuparte menos y mantener tu compromiso contigo mismo durante una situación difícil o un momento difícil de tu vida.

Inicia rápidamente la próxima etapa de tu vida: Utiliza la “mente danzante” del Loco y el “hambre” por la diversión y la aventura, para darte el impulso que necesitas para el siguiente paso de tu viaje.

Utiliza la resiliencia: Utiliza la capacidad de recuperación de los Locos-Inocentes para ayudarte a levantarte después de una dificultad, o después de varias dificultades. Sigue adelante y, aún más, abraza la vida a pesar de los contratiempos.

Rompe las reglas!! Desafia las reglas y / o la autoridad de los que se cruzan en tu camino. Utiliza la irreverencia de los Locos-Inocentes para desafiar las reglas, hacer algo nuevo e inventivo y romper las barreras de lo que es normal y esperado!

Para muchos de nosotros la sabiduría del Loco aparece como una cuestión de rutina a medida que envejecemos. Una vida más corta por delante de nosotros puede dar lugar a un enfoque que nos ayude a disfrutar de la vida, de dejar de preocuparse de lo que otros piensan de nosotros, al saber que podemos manejar los reveses de la vida y optar por centrarnos en lo positivo. Pero la gran verdad sobre los arquetipos es que nos proporcionan un modelo de aprendizaje a partir de ahora, para elegir conscientemente, para desarrollar cualidades que nos sirvan y nos ayuden a tener más éxito y conseguir la felicidad en la vida.

Os dejo con estas preguntas:

¿En qué grado se expresa el arquetipo del Loco actualmente en tu vida?

¿Cuánto te gustaría que se expresara en tu vida?

¿A quién conoces que utiliza el arquetipo del Loco con éxito en su/s vida/s? ¿Qué puedes aprender de él/ellos?

¿Cómo podría específicamente el arquetipo del Sabio Loco ayudarte para tener más éxito en tu vida?

Inspirado por el arquetipo del Loco, ¿Qué cosa vas a elegir hacer de manera diferente en tu vida?

(Inspirado en un artículo de The Coaching Tools Company.com)

El Mito de Edipo, de los Griegos a Freud 17 de marzo de 2014

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Tarot.
Tags: , , , , , ,
add a comment

La formulación freudiana sobre el Edipo, temática central en la teoría psicoanalítica, plantea lo que en su época significó una verdadera revolución: el deseo amoroso hacia el progenitor del sexo opuesto y el deseo hostil hacia el progenitor del mismo sexo, deseo hostil que culmina con el deseo de muerte, tal como lo formulara inicialmente, hasta llegar a una teorización más compleja en la que plantea los deseos incestuosos y hostiles hacia ambos progenitores: complejo de Edipo y complejo de castración.

En Freud, el Complejo de Edipo designa la primera pulsión sexual que el niño o la niña experimentan inconscientemente para con su progenitor del sexo opuesto y el deseo, también inconsciente, de eliminar a su progenitor del mismo sexo. A estos sentimientos de “amor incestuoso” y posterior “parricidio” (que se dan en los niños de 3 a 6 años), Freud los intenta relacionar con la tragedia escrita por Sófocles, dónde se especifica el funesto destino de Edipo que ya conocemos. Dicho Complejo se termina con el período de Castración, en dónde el padre (en el caso de los niños) le ordena a su hijo que se busque otra mujer porque su madre ya es de su propiedad.

En este contexto Freud, como sus seguidores psicoanalistas, mantuvo la historia de Edipo dentro de un ámbito donde la sexualidad tomaba particular relevancia.

Pero si profundizamos en la historia de Edipo comprobaremos como el objetivo final, la moraleja, la enseñanza que nos quería manifestar, no se resumía en las conclusiones a las que llegó Freud, sino que indagaba más allá de la mera pulsión sexual. Pero primero echemos un somero vistazo al mito en sí:

Edipo era hijo de Layo, rey de Tebas, y de Yocasta. En una ocasión en que Tebas estaba atravesando un periodo de penurias y enfermedades, Layo fue a consultar al Oráculo para que le diese una solución, sin embargo Pythia, la sacerdotisa del Oráculo de Apolo en Delfos le vaticinó que moriría a manos de su hijo y que éste se casaría, entonces, con Yocasta, su esposa. Layo tras los primeros momentos de ofuscación tras escuchar el veredicto de Pythia, se tranquilizó pues él era homosexual y estaba enamorado de un efebo, no teniendo relaciones sexuales con su mujer. Sin embargo en una fiesta unos amigos suyos le emborracharon y le hicieron creer que le llevaban junto a su amado cuando en realidad lo dejaron en su casa, junto a Yocasta y lo que vino después es fácil de adivinar. 9 meses después nació Edipo y, evidentemente Layo y Yocasta, de mutuo acuerdo, tomaron la triste decisión de deshacerse del infante y ordenaron a un sirviente del reino que llevase al niño a un descampado y lo asesinase, y para asegurarse de que cumplía su misión le ordenaron que les trajese el corazón del pequeño.(Una breve digresión, el Oráculo generalmente nunca contestaba sobre las preguntas que se le hacían, de hecho Layo fue a preguntar sobre lo que debería hacer en Tebas ya que la peste estaba matando a muchas personas, sin embargo el Oráculo le contestó sobre algo importante en su vida). En consecuencia, el asistente emprendió su viaje con la criatura, pero llegado el momento de darle muerte, se enterneció y sólo atinó a dejarlo abandonado colgado por un pie en un árbol y matando a un cervatillo, cuyo corazón sería el que entregaría a Layo y Yocasta (Podemos ver aquí la semejanza entre este mito y el cuento de Blancanieves). Más tarde, un pastor que pasaba por allí al haber extraviado a una de sus ovejas, oyó el llanto del niño y descubrió el inesperado regalo. El hombre lo llevó a su reino de Corinto y entregó el bebé a los reyes, Pólibo y Mérope, quienes al ver las ronchas que tenía en sus pies lo llamaron Edipo, que significa “el de pies hinchados” y lo adoptaron. (Un buen ejemplo de que, psicológicamente, los problemas en los pies nos sugieren algún tipo de sentimiento de abandono, incluso nos introduce en el tema de la adopción, tal y como nos enseña El Colgado del Tarot).

La verdad es que Edipo adquirió un amor extremo por sus padres adoptivos y creció sin saber su verdadera identidad. La felicidad que había encontrado pronto cambió abruptamente cuando el Oráculo le reveló su trágico destino (que mataría a su padre y se casaría con su madre). Apesadumbrado, decidió fugarse del reino de Corinto para evitar semejante crimen, sin saber que en su afán de huir de él, no hacía más que acercarse a su desgracia.(Quien intenta huir de su destino, no hace más que precipitarse hacia él). En efecto, en su camino se encontró en una encrucijada con varios hombres bien vestidos que venían a caballo. Uno de ellos le exigió de mala manera que cediera el paso y, ante la negativa de Edipo, mató a su caballo. Nuestro héroe, inflamado de ira, asesinó en la trifulca a tres de ellos y también al que parecía el jefe de ellos, sin saber que éste último era Layo, el rey de Tebas y su padre.(Uno de los plebeyos pudo escapar, lógico porque si no hubiese sido así la historia no podría haber sido contada más tarde)

Edipo prosiguió su camino, en el que se encontró con la Esfinge, un monstruo con cuerpo de león, cara de mujer y alas de águila. El engendro lapidaba a todo aquél que no respondía correctamente a su acertijo, lo que mantenía afligidos y atemorizados a los tebanos. Para poder avanzar, Edipo se vio obligado a enfrentarla y aceptó el reto. De esta manera, ante la pregunta de: ¿Cuál es el ser que tiene voz y por la mañana camina en cuatro patas, al mediodía en dos y en la noche en tres?, respondió resueltamente: el hombre, que en su primera etapa se traslada gateando, en la segunda caminando normalmente y en la tercera ayudado por un bastón.(De hecho lo que La Esfinge hizo fue advertir a Edipo:  “Ahora que caminas en tus dos piernas, que tus pies pisan firme la tierra en que has de reinar, recuerda tu invalidez del inicio, cuando en cuatro apoyos te movías torpemente; anticipa la fragilidad que te hará reclamar el bastón piadoso de un hijo cuando precises que en la vejez te sostenga”. Esto nos lleva a considerar que la solución al enigma no es decir: es el Hombre y ya está, sino que hay algo mucho más profundo guardado en su interior que pasaba inadvertido a los profanos y es que para llegar a la conclusión ya había algún camino previo recorrido y es reconocer la pregunta fundamental, que siempre se ha hecho todo ser humano. ¿De dónde vengo? ¿Quién soy? ¿A dónde voy?) La Esfinge, ofuscada y furiosa, no cumplió con su promesa y sometió a Edipo a otra adivinanza: “Son ellas hermanas pero una engendra a la otra y al mismo tiempo es engendrada por la primera. ¿De quién se trata?”, le inquirió. Edipo, sin dudar, respondió de forma acertada que se trataba del día y de la noche, con lo cual la Esfinge, burlada y humillada, se lanzó de un monte, dándose muerte.(Aquí vemos también como el encuentro entre Edipo y la Esfinge podría relacionarse con el encuentro con la “mala madre, la madre bruja” y tal como indica Sallie Nichols en su libro Jung y el Tarot: El significado de la confrontación del héroe con la madre negativa que tan claramente se nos sugiere en la cima de la Rueda de la Fortuna, podemos estudiarlo y aclararlo a través del estudio del simbolismo de la historia de Edipo tal como lo hace Marie Louise von Franz en su libro El problema del Puer Aeternus (El problema del niño eterno). Allí nos explica que, aunque Edipo resolvió con éxito la pregunta propuesta por la Esfinge, no por eso redimió su naturaleza instintiva del poder de la misma. Por el contrario, quedó atrapado entre las garras del cruel destino al igual que cualquiera de los desesperados animales que giran en la rueda de su comportamiento instintivo y predestinado. De hecho, mató a su padre y se unió a su madre, cumpliendo así su destino como se había profetizado. El resultado psicológico fue igualmente fatal. Al matar a su padre (símbolo de orden masculino dominante) y casarse con su madre la reina Yocasta (símbolo del principio legislador femenino), Edipo se identificó con el símbolo femenino, enterrando su masculinidad en el vientre de la Gran Madre”).

 

Al enterarse los tebanos de la muerte del horrendo animal, agasajaron a Edipo por liberarlos del mal que había aquejado a varias generaciones, nombrándolo rey y cediéndole como esposa a Yocasta. Creonte, hermano de Yocasta, había prometido la mano de su hermana, ahora viuda, a aquel que los librara de la maldición de la Esfinge, junto con el trono del reino, que él regentaba desde la muerte de Layo. Y así fue como se cumplió la segunda parte de la profecía, el yacer junto a la madre, pues Yocasta fue uno de los premios para Edipo. En feliz ignorancia del pecado transcurrieron algunos años buenos para Tebas. Edipo era un rey querido y admirado por sus hazañas heroicas y su buen juicio administrador. El matrimonio tuvo dos hijos, Eteocles y Polinices, y dos hijas, Antígona e Ismene, aunque otra versión, sin obviar el matrimonio incestuoso, hace que sin embargo los hijos los tenga con otra mujer. (Desde la perspectiva de Jung, podríamos decir que en el plano mitológico, el ayuntamiento de Edipo con su madre no es un grave error ya que remite su figura hasta la orbe olímpica, pues lo premia cumpliendo con una prerrogativa faraónica, divina. En ese incesto queda constancia del acercamiento del héroe a su inconsciente y, con ello, de la proximidad a su Sí mismo y última meta vital. También observamos cómo Edipo sustituye a su padre y se convierte en marido de su madre, esta sustitución la encontramos en muchas ocasiones en las sesiones de terapia; la madre, en ausencia del padre, sea literal o no, “convence” al hijo para que adopte un rol que no le pertenece por edad, así le obliga a hacerse adulto antes de tiempo. Ello conlleva muchos peligros dado que en estas situaciones cuando el hijo, ciertamente, debe emanciparse no encuentra ninguna mujer que esté a la altura de su madre con los consiguientes perjuicios para su vida relacional y al carecer de un patrón paterno, no sabe cómo comportarse con el sexo opuesto). Sin embargo, los males para los tebanos no terminarían allí, ya que al poco tiempo una peste atacó a la ciudad y provocó innumerables muertes. Consultado el adivino Tiresias (un viejo hombre sabio que antes había sido mujer), el anciano respondió que los males no se irían de Tebas hasta que no se descubriera al autor del asesinato de Layo. Fue así como el rey Edipo inició una investigación, prometiendo que al autor se le dictaría la pena del destierro. La indagación fue avanzando y avanzando, hasta que finalmente se descubrió que el verdugo era, ciertamente, el propio Edipo. Los tebanos no podían salir de su asombro pero lo peor estaba por venir: Tiresias, al ver el cadáver de Layo y el rostro de Edipo, reveló que éste era hijo del difunto rey y que se había casado con su madre. Edipo recordó en ese instante lo que había predicho el Oráculo y se aguijoneó los ojos por su aciago destino, quedando ciego. Por su parte, Yocasta se suicidó estrangulándose, presa de la locura. (La imagen de un Edipo ciego pero que ya es capaz de ver lo que antes estaba oculto, y es sabio y sabe muchas cosas de sí mismo y del mundo, nos remite a la consecución de la asimilación de un amplio sector de su Sí mismo para esta segunda mitad de su vida que estaba antes perfectamente representado por el anciano Tiresias).

Bien, lo que nos trata de mostrar este mito, más allá de las conclusiones psicoanalíticas a las que llegó Freud, es que el peor pecado que se puede perpetrar no es, en este caso, el de cometer incesto, sino el de actuar SIN CONCIENCIA. Edipo no sabía que Layo era su padre ni de que Yocasta era su madre por ello actuó sin saber realmente qué era lo que estaba haciendo. Esta premisa, el de actuar con/sin conciencia, lo veremos repetido en otros mitos y leyendas, por ello es tan importante, en el trabajo psicoanalítico, ir al fondo de la cuestión y hacer consciente aquello que realmente se vislumbra como origen de los conflictos. Por otra parte el mito de Edipo alumbra la búsqueda del padre o, más bien, del principio paterno que, una vez descubierto, puede contemplarse que en él se perpetró (como resultado simétrico de un crimen anterior) un asesinato ritual, el crimen sobre el que se funda precisamente la individualidad, pues algo viejo debe morir para que algo nuevo fructifique. Otra vez aparece el principio de: sacrificio-muerte-redención, que en el Tarot contemplamos en la serie de Arcanos Mayores: El Colgado-Arcano XIII-Templanza.

EL TAROT Y LOS SÍMBOLOS 27 de enero de 2014

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Tarot.
Tags: , ,
add a comment

ImagenEl Tarot es un libro de sabiduría, un medio de conocimiento, una estructura de imágenes cambiantes, que nos permite por su propia simbología y su idiosincrasia comenzar a observar hechos, fenómenos y cosas dentro de nosotros y en nuestro entorno que no podríamos haberlas supuesto sino por su intermedio. En este sentido es también un libro mágico, en cuanto posee en potencia el poder transformador que permitirá a nuestros conceptos e imágenes mentales el ir sublimando su contenido, ampliando así el campo de la conciencia. En este sentido, es análogo al I Ching, y a otros oráculos tradicionales como los calendarios mesoamericanos y de otras culturas pues no sólo puede ser utilizado como instrumento de predicción, agregándole un interés existencial y vivo al que juegue con él a distintos niveles, sino que además se presenta como una síntesis de la doctrina y enseñanzas de la Tradición Hermética, la Cábala Cristiana, la Alquimia y la Tradición Unánime y Filosofía Perenne en sus aspectos cosmogónicos, teúrgicos e iniciáticos, es decir, la Gnosis Universal.

El Arte del Tarot no es sino la lectura del Libro de la Vida y la actualización permanente de la fuerza del símbolo y el rito, la que actuará constantemente en nosotros, la mayor parte de las veces de modo subliminal o inconsciente, en el interior del individuo, a medida que éste reitere las distintas jugadas y aun las tiradas con preguntas meramente predictivas, puesto que de cualquier manera que sea, ésta es la forma en que entramos en comunicación con un agente mágico, considerado como transformador de imágenes, conceptos, e incluso conductas.

El Tarot es un libro escrito con imágenes y símbolos, cuyas láminas se van articulando entre sí, constituyendo un código. Es el origen de todos los juegos de naipes, aunque su sentido esotérico no se conserve en forma pública. Su nacimiento, se dice, se remonta al antiguo Egipto, (aunque no hay nada que lo demuestre) y él constituye una manera de transmitir los símbolos secretos y sagrados de los iniciados herméticos, cuyo mayor auge se logra en la alta Edad Media y a principios del Renacimiento.

Este instrumento de conocimiento ha sido diseñado especialmente por los alquimistas, filósofos y magos de la Tradición Hermética (rayo de la Tradición Unánime, condensado por los filósofos alejandrinos y expresado en el Corpus Hermeticum, atribuido a Hermes Trismegisto), no sólo para despertar imágenes y visiones, sino para explicar también la cosmología; igualmente es un conocido y eficaz vehículo predictivo y sobre todo un iniciador en secretos y misterios, los que, sabemos, se encuentran también en nosotros mismos y en nuestro entorno. Aprender a jugar con el Tarot es ir promoviendo situaciones y descifrando enigmas, enriqueciendo nuestra vida y universalizándonos. Con su uso aparentemente inocente, pues por su sencillez no necesita de una gran capacidad intelectual para ser manejado, afina la percepción y sensibiliza la psique, permitiéndonos ver más allá de lo simplemente fenoménico. Trabajando con el Tarot, investigando sobre sus estructuras internas y los diversos simbolismos que polifacéticamente destella, pondremos a funcionar mecanismos de nuestra mente que nos servirán como despertadores para ir tejiendo relaciones y asomándonos a un mundo asombroso.

En realidad, el Tarot es un libro que en lugar de estar escrito con palabras derivadas de un alfabeto fonético, se encuentra plasmado de símbolos ideogramáticos y pictográficos, cargados de diversos sentidos, que funcionan conjuntamente entre sí.

NUMEROLOGIA CABALÍSTICA 15 de enero de 2014

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Tarot.
Tags: , , , ,
add a comment

ImagenLa Numerología o Gematria que es como se define esta ciencia en el estudio cabalístico, nos revela otras virtudes y aplicaciones respecto a la conversión de las letras en cifras y su significado. Sin embargo, el progresivo deterioro de esta ciencia se debe a la mala interpretación o al uso que se le ha dado, siendo que la Numerología ha terminado por ser un lenguaje basado más en el sentimiento popular, que en el estudio científico.

La Gematria parte de un razonamiento ecuacional, gracias al cual resolvemos las incógnitas de la organización del universo. Como decía un maestro esoterista, Eliphas Levi:   ” Son las matemáticas del pensamiento humano, el álgebra de la fe, que resuelve con sus ecuaciones todos los problemas del alma, despejando incógnitas, dando a las ideas sencillez, rigurosa exactitud a los números; sus resultados son para la mente la infalibilidad y la paz profunda para el corazón “.

La Gematria estudia los valores numéricos de las 22 letras del alfabeto hebraico. Consiste en reemplazar las letras de una palabra o de una frase por su valor numérico para adicionar y obtener un valor total que se asocia a otra palabra con el mismo valor. Las palabras con este mismo valor numérico guardan una relación entre sí.  El cabalista busca entonces el significado profundo y oculto detrás de cada palabra.

La Numerología cabalística también se relaciona con el Árbol Cabalístico y sus Sephiroth. Las 22 Letras y los Sephiroth son arquetipos, energías vivas con las que establecen correspondencias. Cada nombre o palabra y número posee una vibración y al relacionarse con otros valores representan una forma o idea en común, una energía presente, variable y comunicativa. Cada número es un paquete de información, como nos diría ahora la moderna física cuántica y lleva inscrito en su código genético una determinada vibración,  a imagen y semejanza de toda fuerza viva de la creación. Se trata de una energía infinita, tal y como son infinitos los números. Es como un mapa de orientación personal, plagado de códigos numéricos, al igual que las moléculas de nuestro ADN que se componen de secuencias numéricas. Tenemos 23 cromosomas del padre y de la madre que producen 3 mil millones de células. 2+3=5, que es el número de la producción de la vida, (5º Sephirah, Gueburah en el Árbol de la Vida, y 5ª letra HE, potencial de la creación).

Kether (1) es el primer sephirot y significa “corona”, simboliza la superconciencia; su número da 620, que son los mandamientos de Dios al pueblo judío. Chokmah  o Jotmá (2) (sabiduría), corresponde al poder consciente de la creación en intelecto, corresponde al lado derecho del cerebro. Binah (3) es el segundo poder consciente de la creación, corresponde al cerebro izquierdo y se refiere al poder de análisis conceptual y razonamiento. Chessed o Jessed (4) (bondad, cariño), se relaciona con el deseo de abarcar la Creación toda, y agraciarla con su bondad, corresponde al brazo derecho y representa el primer día de la creación. Gevurah (5), es asociada en el alma con el poder de restringir las propias necesidades innatas de brindar benevolencia a los demás, corresponde al brazo izquierdo. Tipheret (6)(belleza), corresponde al corazón y se asocia al poder de redención, de conciliar los conflictos entre Chessed y Gevurah. Netzah o Netzaj (7) (Victoria) corresponde a la pierna derecha y es el impulso para la realización de Chessed, es decir de la bondad, en el mundo. Hod (8)(esplendor, reconocimiento) es la pierna izquierda y representa el poder de la determinación y la perseverancia. Yesod (9) corresponde a los órganos reproductivos y representa el poder de conectar con el mundo exterior, es la unión con la tierra el “fundamento”. Malkuth (10) es el “reino”, puede corresponder al órgano sexual o a la boca y representa el poder de comunicar a los demás los pensamientos propios, el habla. Numerológicamente asociamos los Arcanos Menores del Tarot con cada sephirot, así los Ases con Kether, los doses con Chokmah y así sucesivamente hasta los 10s con Malkuth.

A través de los números también comprobamos que la materia está compuesta de campos cuánticos y éstos se miden en paquetes numéricos. Nos explican las teorías cuánticas (Dr. Dieter Boers) que el cosmos se expande en 12 dimensiones en distintos grados de organización numérica. Que la conciencia personal implementa paralelamente a la resonancia Shuman, (proceso solar) ahora está en 8 a 13 htz. Que las energías que recibimos y emitimos se miden en radiofrecuencias cuánticas, o sea en paquetes de información numérica, y un largo etcétera que nos demuestra que los números y su estudio nos abren al macro y micro universo.

Sin embargo el estudio numerológico requiere, además del aprendizaje de ciertos códigos, desarrollar la parte intuitiva a fin de que la mecánica y la magia se fundan en un mismo propósito. Nos descubre una parte importante de nuestro potencial y las tendencias, el carácter y los dones que tenemos. Nos ayuda a comprender mejor el por qué de nuestras limitaciones y a crecer interiormente.

CONSTELACIONES FAMILIARES CON ARQUETIPOS DEL TAROT 3 de noviembre de 2013

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Tarot.
Tags: , ,
add a comment

ImagenSe realizan en talleres específicos dado que se necesitan varias personas. Se puede participar como Consultante, exponiendo el asunto que desea tratar y solucionar, como Representante poniéndose al servicios de la persona y representando a algún miembro de su familia, o como Participante, observando e incluso ayudando en el acontecer de la Constelación.

La metodología grupal utilizada en las Constelaciones con Arquetipos sirve de complemento a cualquier proceso de desarrollo vital en el que esté la persona. La  energía grupal potencia y acelera la sanación a nivel psicológico, afectivo, físico y espiritual.  Con todo ello quien constela y en muchas ocasiones los participantes llegan a estar más presentes, desarrollar una mayor intuición, ser más creativos y espontáneos, y se llegan a activar conexiones que hacen posible el inicio de la curación o la posibilidad de solución de las circunstancias que desencadenaron la problemática del consultante.

Una Constelación se realiza para que emerjan las imágenes familiares que el/la  consultante guarda en su inconsciente, y aquellas que de forma consciente determinan su comportamiento, para poder reordenarlas físicamente de manera que la persona interiorice los movimientos que se producen y encuentre una solución. Puede ser que ésta no ocurra en la misma sesión consteladora pero sus efectos se exteriorizarán después de un tiempo.

 

Hay consteladores, sobre todo los afines a la línea trazada por Bert Hellinger, que denostan el empleo de los arcanos del Tarot en las sesiones. Sin embargo el modus operandi es el mismo. En una Constelación Familiar clásica los representantes canalizan información del inconsciente familiar, de la Conciencia, de la memoria colectiva del sistema familiar y actúan como si fueran realmente las personas a quienes representan. ¿Suena esotérico?. Pues bien el Tarot como ya se ha explicado repetidas veces por activa y por pasiva, pone en contacto directo el inconsciente con el consciente; en el caso concreto de una Constelación Familiar aporta un plus simbólico y arquetípico que bien conducido por el constelador supone una fuente de información y un canal de curación profunda del sistema familiar. Mediante la utilización terapéutica de las imágenes del Tarot podemos entablar un diálogo de alma a alma y poder así establecer los guiones, vivencias y destinos de las personas implicadas. 

Se podrá entonces incidir en el hecho de que si las nuevas constelaciones se dirigen cada vez más hacia el silencio y la contemplación fenomenológica de los movimientos de los representantes y las más sutiles del alma, y con el Tarot se utiliza la palabra para ayudar al consciente a entender y comprender al inconsciente, este tipo de Constelaciones pueden quedar en el ámbito de lo superficial, alejándonos del ámbito anímico para quedarnos en las ideas. Sin embargo, precisamente a través de las imágenes del Tarot lo que se pretende, llegado el caso, es desmontar la historia que se está contando redireccionando la sesión hacia lo interno. Además es responsabilidad del constelador-tarólogo dirigir la sesión de forma que lo hablado sea breve y conciso, dejando de lado la historia personal del/la consultante o de los representantes, centrando la actuación en el trabajo sistémico.

 

Es un hecho también que las Constelaciones Familiares se vuelven menos entendibles desde fuera cuanto menos se habla y en ocasiones se pierden pistas muy precisas provenientes de los representantes si no se les pregunta o no se les deja hablar. Las cartas del Tarot simplifican este trabajo. De todos modos cada situación  es diferente. En ocasiones el constelador a través de lo que un arcano transmite puede “desatascar” una sesión, realizar un movimiento evolutivo, hacer un comentario que produce un efecto. Estas acciones, por experiencia, no son el resultado de un análisis mental de la situación sino que “aparecen” al encontrarse conectados todos los participantes del evento.

 

Por otra parte en las sesiones en las que utilizo los arquetipos del Tarot me siento más próximo al trabajo artístico y simbólico que desarrolla Alejandro Jodorowsky  y el objetivo, aparte de poder acompañar en el desarrollo curativo y sanador del proceso en sí, consiste en elevar el nivel de Conciencia del árbol genealógico de la persona que constela. Como cada sesión la tomo como algo nuevo de la que “no-sé-nada”, sintonizo con el/la consultante, los representantes y el Campo que nos mantiene unidos a todos. A partir de ahí es la propia dinámica de la Constelación  la que decide qué hacer. Mis aliados son los Arcanos del Tarot.

(extractos del libro CONVERTIRSE EN UNO MISMO- Edic. Corona Borealis)