jump to navigation

La lectura de la Cruz Celta -Una nueva visión 27 de noviembre de 2013

Posted by franciscobenages in Tarot.
Tags: , ,
add a comment

ImagenLa tirada de la Cruz Celta es una de las más famosas que existen dentro de la especialidad adivinatoria del Tarot. A partir de su estructura también se utiliza en la vertiente terapéutica del Tarot. En lo que pocos se ponen de acuerdo es en la distribución de las primeras 6 cartas. La 1º y 2º si que tienen su correspondencia con lo que inicialmente se interpreta como 1- La situación actual y 2- Los obstáculos que tienen una gran influencian en esa situación. Donde ya no hay consenso es dónde colocan las cartas nº 3, 4, 5 y 6. Hay quien coloca la 3 abajo, la 4 a la derecha, la 6 a la izquierda y la 5 arriba, o quien las coloca de manera contraria, la 3 arriba, la 5 abajo, la 4 a la izquierda y la 6 a la derecha. También podemos encontrar la 4 abajo, la 6 arriba, la 3 a derecha o izquierda y la 5 viceversa.

Siguiendo el esquema numerológico del Tarot, o sea los 10 primeros Arcanos, podemos reformular las interpretaciones y significados que cada posición tiene. Voy a hacerlo de manera muy simplificada:

La posición nº 1 se corresponde, lógicamente con El Mago. Es un inicio, sería el ver donde estamos, la situación. La posición nº 2 o Papisa podría corresponder a esa parte de la situación que no vemos, que no tenemos en cuenta, lo que está oculto, y que tanto puede ser visto como obstáculo o como oportunidad. La posición nº 3  la coloco abajo, ¿por qué? Porque la Emperatriz es hija de la lógica y la intuición, el fruto que pende del Mago y La Papisa, es la base creativa donde se sustenta el proyecto del Mago con el análisis de La Papisa. La posición 4 se coloca a la izquierda. La izquierda en el Tarot suele representar el pasado, aquí lo vemos más como la estructura que ha sustentado esa situación (El Emperador), la posición 5 la colocamos arriba, el Papa es el ideal más alto, un avance, el salir de la estructura del 4 para aventurarse en el 5. La posición 6 más que como futuro, la veo como el plan de acción, las elecciones que se toman, evidentemente que la línea de tiempo se mueve desde el presente hacia el futuro pero  desde mi óptica no se trata de adivinar qué pasará sino qué vamos a hacer. La posición 7 es la persona que consulta en acción, qué “vehículo” utilizará para avanzar. La posición 8 se suele interpretar como el entorno, obstáculos, influencias, etc… La Justicia nos habla más del impacto que sobre el consultante y su entorno tendrán las acciones que realice. Nos habla más de si se actúa de forma “ecológica”, si los pasos que se dan se ajustan a lo que es “justo”. La posición 9, tradicionalmente señalada como la de las esperanzas y temores, la representa El Ermitaño el cual nos indica la experiencia de ese camino, cómo vive interiormente el/la consultante todo ese trasiego de situaciones. Indica cómo se interioriza y luego se transmite todo ese conocimiento, incluso esa sabiduría. Y por último la posición 10 es el final del ciclo, a dónde le lleva a la persona todo ese cúmulo de vivencias, quizás a repetir lo que El Emperador ha estructurado durante mucho tiempo y El Papa no puede alcanzar porque El Enamorado ha elegido mal o El Carro no es el adecuado. Lo mejor en este tipo de tirada (prefiero llamarle lectura) es que sea la propia persona que consulta quien desarrolle la interpretación de la misma, que no se comporte solo como un mero espectador de las proyecciones del lector profesional. De nada vale epatar al consultante con una disertación sobre los significados de las cartas si él/ella no puede interiorizar los símbolos y arquetipos y sobre todo la relación que se establece entre ellos y su propia vida, que en última instancia es lo que importa.

Información sobre lecturas y tarot-coaching en: http://www.tarotconsultingbcn.com

Anuncios

Coaching Espiritual -Tarot Espiritual 14 de noviembre de 2013

Posted by franciscobenages in Coaching, Tarot.
Tags: , , , , ,
add a comment

ImagenEl Coaching, o mejor dicho los Coaches, son como esponjas que van asimilando e incorporando a sus sistemas de trabajo todo aquello susceptible de ser asimilado e incorporado (yo mismo he incorporado el Tarot a las sesiones de Coaching aunque a través de mi óptica haya sido al revés). Pues bien, como no podía ser menos hay un tipo de Coaching que se autodenomina Espiritual, y alrededor de él se han tejido una gran variedad de sistemas de trabajo convirtiendo al coach en una especie de gurú o como he leído por ahí, de chamán. Incluso se ha llegado al extremo de meter en el mismo saco a personalidades como Wayne Dyer, Louise Hay o Deepack Chopra cuando ninguno de ellos es coach y son conocidos por sus libros de autoayuda y sus centros de enseñanza,(por cierto Anthony Robbins el gurú de los coaches, no es coach y ni falta que le hace).

Por lo anteriormente escrito puede dar la sensación de que el Coaching Espiritual ha venido a perturbar el estatus hasta ahora arrogado a los “Maestros Espirituales”, “Consejeros Espirituales” y “Gurús Espirituales”. Puede que sea así aunque todo ello no es más que una cuestión de marketing y por muy espiritual que uno sea acaba cayendo en el torbellino consumista. Por cierto Joe Vitale fue quien acuñó el término Marketing Espiritual, así que a cualquier especialidad, sistema o método, provenga de donde provenga, se le puede colocar la coletilla Espiritual y el mercado se encarga de fagocitarla, fabricar su nicho de mercado, crear la necesidad entre los consumidores y ¡¡voilà!! Ya la tenemos operando en el mundo real.

El Tarot, por su parte, siempre ha estado desgraciadamente incluido en el mundillo del esoterismo y enmarañado en el ámbito de la videncia gracias precisamente a quienes han deseado utilizarlo en su propio provecho y como herramienta de control y manipulación, por lo tanto lo “espiritual” (sea lo que sea que quiera decir tal cosa) ya viene implícito en su significado desde ese punto de vista (o de negocio). Pero si lo despojamos de esa telaraña de aprovechados y lo colocamos en su justo lugar, el ámbito humanista, comprobaremos como desde su simbología y capacidad de conectar con lo más profundo del ser humano nos transporta desde lo meramente personal a lo colectivo, lo transpersonal y, cómo no, lo espiritual pero ya entendido desde una posición que no comparte, en absoluto, los postulados de quienes quieren mantener una dependencia enfermiza de sus clientes con el tarot y con ellos mismos. De alguna manera se despersonaliza el hecho de leer los arcanos del Tarot, ya no es el “lector” de turno quien transfiere sus proyecciones e intereses al consultante sino que es la propia persona que consulta quien se hace cargo de la lectura y por lo tanto quien se responsabiliza del proceso.

Dicho esto y centrándonos en el contexto que nos anima, podemos encontrar nexos de unión entre el Coaching y el Tarot cuando se utilizan en su vertiente más íntima, más espiritual. Ambos tienen en cuenta a la persona en su totalidad, es decir, cuerpo, mente y espíritu, centrándose en el Ser Esencial al que solo se puede acceder desde la propia esencia de la persona. El objetivo de Coaching y Tarot es la verdadera espiritualidad, la transformación duradera y el encontrar la propia congruencia entre la propia conducta exterior y los valores más íntimos y elevados, lo cual permite mostrarse con integridad y autenticidad.

COACHING CON TAROT 14 de noviembre de 2013

Posted by franciscobenages in Coaching, Tarot.
Tags: , , , , , ,
add a comment

ImagenCada proceso de Coaching con Tarot es distinto y tiene unas características particulares, dependiendo del objetivo a conseguir, y no tiene por qué cumplir exactamente con estos pasos, aunque básicamente una sesión tipo sería así:

  1. Exploración de tu situación actual, tu presente.
  2. Análisis de la situación deseada.
  3. Definición del objetivo o meta.
  4. Recursos y medios para proceder a los cambios.
  5. Confección de un plan de acción.
  6. Compromiso y acciones a realizar.
  7. Evaluación de los resultados.

Estos pasos en nada se diferencian de los que se realizan normalmente en un proceso de Coaching tradicional, sin embargo podemos abordar diversas situaciones gracias a la versatilidad que nos ofrece el tarot.

cada consultante, cada proceso, es totalmente nuevo y se parte de cero, no hay nada preconcebido y todo dependerá del tema a tratar y la disponibilidad de la persona que consulta para comprometerse con un proceso más o menos largo. Hay personas que solamente desean una consultoría puntual sobre un tema específico que les preocupa y desean solucionarlo con la mayor rapidez posible. En estos casos la sesión se desenvuelve no como parte de un proceso sino como una asesoría personal en la que la persona comenta su problemática, su circunstancia y a través de una lectura con los arcanos se provoca una nueva visión de la situación y posibles soluciones de la misma, siempre desde la óptica de quien consulta y con su completa aquiescencia.

Otros casos suponen el tener que analizar el por qué de la situación. Ya sabemos que el Coaching parte del presente para adentrarse en el futuro y que salvo en casos muy particulares el pasado no se trata. En estos supuestos dispongo de varias lecturas en las que analizamos el origen de la situación y desde la comprensión de lo sucedido se proponen acciones totalmente diferentes a las que está acostumbrado quien consulta, con ello se intenta salir de la rueda causa-efecto en la que ha estado involucrada la persona, no cambiamos el guión de vida del individuo, él mismo se da cuenta que ha de cambiar de guión de vida.

En las lecturas de Tarot Coaching ponemos sobre la mesa la insensatez de ese diálogo interior que no hace más que desviarnos de nuestra meta, de nuestro propósito existencial. Es más en cuanto el/la consultante empieza a contarme su historia personal, que no es más que la expresión de su diálogo interno, le interrumpo amablemente  y le digo que, si lo desea, puede contarme la historia otra vez aunque en esta ocasión va a referirme los hechos pero eliminando todos los adjetivos que pueda y cambiando todas las palabras emocionalmente cargadas por otras neutras de significado equivalente, es lo que Serge Kahili King (psicólogo y chamán) sugiere para convertir una descripción cargada emocionalmente en una descripción neutra. Los efectos que produce este cambio en la visión de una situación pueden llegar a producir transformaciones espectaculares; he sido testigo de verdaderos insights que han llevado a la persona a reformular la situación por la que estaba pasando y le han permitido sobreponerse a estados de ánimo alicaídos concienciándose de que debía y quería poner fin a su sufrimiento. Este recurso me permite, por otro lado, revelarle a la persona que la lucha, ya sea contra su diálogo interior, ya sea contra  lo que fuere que esté luchando, es una lucha estéril y que es mucho más positivo confrontar los hechos con el espíritu del aventurero, con el espíritu del Loco del Tarot.

Una tercera vía de actuación y que cumple con todos los elementos requeridos por el Coaching es cuando el/la consultante se compromete a seguir un proceso transformador, cuando no solo se trata de encontrar soluciones a circunstancias específicas de la vida, sino que consiste en convertirse realmente en la persona que desea ser, cuestión que ya exploré en mi  libro Convertirse en Uno Mismo.

CONSTELACIONES FAMILIARES CON ARQUETIPOS DEL TAROT 3 de noviembre de 2013

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Tarot.
Tags: , ,
add a comment

ImagenSe realizan en talleres específicos dado que se necesitan varias personas. Se puede participar como Consultante, exponiendo el asunto que desea tratar y solucionar, como Representante poniéndose al servicios de la persona y representando a algún miembro de su familia, o como Participante, observando e incluso ayudando en el acontecer de la Constelación.

La metodología grupal utilizada en las Constelaciones con Arquetipos sirve de complemento a cualquier proceso de desarrollo vital en el que esté la persona. La  energía grupal potencia y acelera la sanación a nivel psicológico, afectivo, físico y espiritual.  Con todo ello quien constela y en muchas ocasiones los participantes llegan a estar más presentes, desarrollar una mayor intuición, ser más creativos y espontáneos, y se llegan a activar conexiones que hacen posible el inicio de la curación o la posibilidad de solución de las circunstancias que desencadenaron la problemática del consultante.

Una Constelación se realiza para que emerjan las imágenes familiares que el/la  consultante guarda en su inconsciente, y aquellas que de forma consciente determinan su comportamiento, para poder reordenarlas físicamente de manera que la persona interiorice los movimientos que se producen y encuentre una solución. Puede ser que ésta no ocurra en la misma sesión consteladora pero sus efectos se exteriorizarán después de un tiempo.

 

Hay consteladores, sobre todo los afines a la línea trazada por Bert Hellinger, que denostan el empleo de los arcanos del Tarot en las sesiones. Sin embargo el modus operandi es el mismo. En una Constelación Familiar clásica los representantes canalizan información del inconsciente familiar, de la Conciencia, de la memoria colectiva del sistema familiar y actúan como si fueran realmente las personas a quienes representan. ¿Suena esotérico?. Pues bien el Tarot como ya se ha explicado repetidas veces por activa y por pasiva, pone en contacto directo el inconsciente con el consciente; en el caso concreto de una Constelación Familiar aporta un plus simbólico y arquetípico que bien conducido por el constelador supone una fuente de información y un canal de curación profunda del sistema familiar. Mediante la utilización terapéutica de las imágenes del Tarot podemos entablar un diálogo de alma a alma y poder así establecer los guiones, vivencias y destinos de las personas implicadas. 

Se podrá entonces incidir en el hecho de que si las nuevas constelaciones se dirigen cada vez más hacia el silencio y la contemplación fenomenológica de los movimientos de los representantes y las más sutiles del alma, y con el Tarot se utiliza la palabra para ayudar al consciente a entender y comprender al inconsciente, este tipo de Constelaciones pueden quedar en el ámbito de lo superficial, alejándonos del ámbito anímico para quedarnos en las ideas. Sin embargo, precisamente a través de las imágenes del Tarot lo que se pretende, llegado el caso, es desmontar la historia que se está contando redireccionando la sesión hacia lo interno. Además es responsabilidad del constelador-tarólogo dirigir la sesión de forma que lo hablado sea breve y conciso, dejando de lado la historia personal del/la consultante o de los representantes, centrando la actuación en el trabajo sistémico.

 

Es un hecho también que las Constelaciones Familiares se vuelven menos entendibles desde fuera cuanto menos se habla y en ocasiones se pierden pistas muy precisas provenientes de los representantes si no se les pregunta o no se les deja hablar. Las cartas del Tarot simplifican este trabajo. De todos modos cada situación  es diferente. En ocasiones el constelador a través de lo que un arcano transmite puede “desatascar” una sesión, realizar un movimiento evolutivo, hacer un comentario que produce un efecto. Estas acciones, por experiencia, no son el resultado de un análisis mental de la situación sino que “aparecen” al encontrarse conectados todos los participantes del evento.

 

Por otra parte en las sesiones en las que utilizo los arquetipos del Tarot me siento más próximo al trabajo artístico y simbólico que desarrolla Alejandro Jodorowsky  y el objetivo, aparte de poder acompañar en el desarrollo curativo y sanador del proceso en sí, consiste en elevar el nivel de Conciencia del árbol genealógico de la persona que constela. Como cada sesión la tomo como algo nuevo de la que “no-sé-nada”, sintonizo con el/la consultante, los representantes y el Campo que nos mantiene unidos a todos. A partir de ahí es la propia dinámica de la Constelación  la que decide qué hacer. Mis aliados son los Arcanos del Tarot.

(extractos del libro CONVERTIRSE EN UNO MISMO- Edic. Corona Borealis)