jump to navigation

EL JUICIO DEPOSITARIO DE LAS 3 CONCIENCIAS 14 de febrero de 2020

Posted by franciscobenages in Uncategorized.
Tags: , , ,
add a comment

El Arcano del Juicio, como todos los demás por supuesto, ha sido diseccionado en incontables ocasiones. Su interpretación en los diferentes contextos en los que puede aparecer en las lecturas (relaciones, trabajo, dinero, desarrollo personal, etc…) suele obtener un elevado tanto por ciento de consenso entre quienes leen el Tarot.

En esta ocasión presento el Arcano como representante del Subconsciente, el Consciente y el Supraconsciente desde la visión de una filosofía que comparto desde hace muchos años: la filosofía HUNA. No me extenderé en explicar en qué consiste, solo resumirla en que hunde sus raíces en el Chamanismo de la Polinesia, concretamente de Hawai.

Lo interesante de esta filosofía  es que diferencia 3 niveles del Yo. Uno es el del Subconsciente o Yo Básico (UNIHIPILI), que registra primeramente la emoción, después la imagen y por último las palabras que ha escuchado. Es el “lugar” donde reside la memoria, en suma que podemos asociarlo al inconsciente de la psicología occidental. Así pues, rige las reacciones emocionales inconscientes. Ahí habita el Niño Interior y cuenta con su propio lenguaje analógico. Es a donde nos dirigimos cuando efectuamos una buena lectura de Tarot y, por Sincronicidad, emerge y se manifiesta.

Después tenemos el Yo Medio que se corresponde con el Consciente y que en lenguaje HUNA se denomina UHANE. Es quien piensa, organiza y proyecta. Como vemos, se corresponde con el Consciente que manejamos habitualmente.

Y el tercer nivel es lo que en HUNA se conoce como Supraconsciente (AUMAKUA), que podríamos asociar con lo que conocemos por Yo Superior, que está en contacto con la Divinidad y nos impele a transformarnos y a evolucionar.

Curiosamente según la filosofía HUNA, el Consciente solo se puede comunicar en sentido ascendente con el Supraconsciente a través del Subconsciente. Éste traslada las peticiones del Yo Consciente al Yo Superior, y éste responde, ahora sí, al Yo Medio o Consciente.

Parece un galimatías pero es bastante sencillo de entender. Al contemplar el Arcano del JUICIO, y dejando de lado todas las descripciones e interpretaciones que se le suponen, me ha parecido adecuado analizarlo desde esta óptica HUNA.

Así, la figura central de color azul celeste que emerge de la tumba, la asocio al Subconsciente o Yo Bäsico. Metafóricamente habita la profundidad para surgir en las ocasiones en la que toma protagonismo. Las dos figuras de los lados representan el Consciente, el Yo Medio. Están ahí en la superficie y no han tenido acceso al Subconsciente hasta que éste se ha hecho visible.

En lo alto queda, pues, el Supraconsciente. El Árcangel conectado con la Divinidad transmite sus mensajes para que sean comprensibles para el Yo Medio. Representa al Logos Superior, la palabra como vehículo de expresión divina. Y la palabra se transmite a través del sonido, de ahí la gran trompeta que se ve en la imagen.

Con esta imagen en mente, la carta del JUICIO se convierte en depositaria de toda una psicología que incluye esos tres Yoes que dirigen nuestra vida. Es curioso que la figura que representa al Subconsciente es de color azul y da la impresión de que es un ser andrógino ya que si  nos fijamos bien una parte de su cuerpo contiene formas femeninas y la otra parte formas masculinas. Con ello nos comunica que el Subconsciente engloba ambos géneros y su color azul celeste nos da pistas de por qué es este personaje quien se puede comunicar de forma activa con el Supraconsciente.

Podemos, si queremos, explorar otros aspectos de la carta. Si el Niño Interior reside en el Inconsciente, sería lógico interpretar que las figuras que se encuentran a su lado, el Yo Medio o Consciente (¿sus padres metafóricos?), deberían velar por la “salud emocional” del mismo.

El Arcángel situado en lo alto de la carta, ya he comentado que representa al Yo Superior. Tiene una visión elevada del pasado, el presente y de la parte de futuro ya cristalizada. Nos acompaña en la realización de la vida. Se convierte en el contacto con los niveles de conciencia más elevados. Sabe que podemos crecer mediante nuestras propias experiencias, no interfiere en nuestras elecciones conscientes ya que contamos con el Libre Albedrío. Nosotros elegimos la ruta de nuestra vida pero no podemos cuestionar el destino.

El Supraconsciente nos envía constantemente mensajes para recordarnos nuestro rumbo, orientando nuestros pasos. El problema es que no siempre los escuchamos, distraídos en nuestra guerra con el Inconsciente. Únicamente si estamos presentes podemos escuchar sus mensajes. El Arcángel no para de hacer sonar su trompeta, la cual, fijémonos bien, no se apoya en su boca, sus mansajes no son de índole mental, así que debemos estar muy atentos para recibirlos y desencriptarlos.

Para finalizar, el Arcano del JUICIO nos habla de dar un paso definitivo, evolutivo, transformador. De alguna manera nos propone una Iniciación, no exenta de dolor, dirigida a elevarnos sobre la mediocridad y poder así alcanzar niveles de Conciencia más inclusivos, más compasivos, que inviten al Ego a hacerse a un lado para que el Ser Esencial que somos se manifieste en todo su esplendor.

EL DIÁLOGO EN LAS LECTURAS DE TAROT 6 de diciembre de 2019

Posted by franciscobenages in Uncategorized.
Tags: , , ,
add a comment

Una lectura de Tarot, aunque pareciera ser una foto-fija del momento en el que se realiza la consulta, de hecho se trata de un conjunto dinámico donde se entremezclan arquetipos, símbolos, posturas, miradas y objetos junto a intuiciones, vivencias, recuerdos y deseos de la persona que consulta.Una lectura de Tarot vincula y relaciona las cartas que han aparecido con los mundos objetivo y subjetivo del consultante. En una lectura podemos descubrir cómo los personajes de los Arcanos se comunican unos con otros, conversan, discuten, se acercan o dan la espalda, se atraen o distancian al igual que las personas. De hecho un Arcano puede cambiar de significado dependiendo de los otros Arcanos que le acompañen. Una mirada metafórica puede percibir que dos Arcanos alejados físicamente en la lectura, piden a gritos acercarse, y al contrario, dos Arcanos contiguos desearían alejarse el uno del otro.Por lo que podemos comprobar, una lectura de tarot se asemeja a una conversación entre personas. Alguno de los personajes estará alegre, otro puede sentirse agobiado o distanciado de los demás. Puede que se trate de un grupo homogéneo o, por el contrario, bastante heterogéneo, de ahí las posibles discrepancias que encontramos entre diferentes lectores de Tarot sobre una misma lectura. La sola visión de una combinación de cartas cambia el sentido de las mismas. Nuestra mirada fija en un punto concreto la consulta, la cual hasta entonces estaba abierta a todas las posibilidades. ¡¡El Tarot es cuántico!!.La dimensión arquetípica nos llega a través de las imágenes de los Arcanos y la conciencia tiende a sentirse identificada con una entidad arquetípica, conecta un símbolo con una vivencia, ofreciendo una salida más o menos airosa a la confusión personal. Bien dirigida y articulada, una lectura de Tarot nos hace conscientes a que aquello que creíamos exterior a nosotros y que percibíamos como destino, no es más que una proyección de nuestro psiquismo.En este contexto es importante delimitar las funciones del lector de Tarot. Como comprobaremos más adelante, en el capítulo dedicado a lecturas terapéuticas, las divido en dos grandes grupos. Uno de ellos consiste en lecturas donde la lectora de Tarot ofrece su interpretación y en conversación con el consultante, la adapta a las circunstancias propias de la persona. Va de la generalización a la personalización. El otro grupo de lecturas relega al lector profesional a una posición secundaria, subordinada; es el consultante quien se encarga de asociar las imágenes que aparecen frente a él con aspectos de su pregunta, de su tema, de su dilema, y es muy probable que emerjan contenidos no considerados importantes con anterioridad pero que poseen una importancia vital en el desarrollo y desenlace de la sesión.Como norma general contemplaremos las lecturas como si de una obra de arte se trataran (y lo son). Ese primer impacto perceptivo es importante y relevante. La lectura, la obra, contiene en sí misma la verdad y nuestra mirada tarotil debe ser lo más inocente posible, sin ninguna pretensión previa de ver algo preestablecido. Se trata de abrir el corazón sin necesidad de entender. Soy plenamente consciente de la dificultad que entraña el contemplar una lectura de Tarot a través de la mirada de un niño, pero el acto de sentirse sorprendido por las imágenes (a pesar de haberlas visto infinidad de veces) constituye la base para obtener lecturas creativas, no limitadas por nuestro conocimiento adquirido y nuestra presuposiciones. Y en ello adquiere relevancia la intuición.

El Mundo Interior y el Mundo Exterior 25 de septiembre de 2019

Posted by franciscobenages in Uncategorized.
Tags: ,
1 comment so far

Desde los griegos hasta hoy todas las enseñanzas espirituales nos hablan de que vivimos en dos mundos y de que habitualmente no somos conscientes de este hecho. Transitamos por un mundo físico que nos es accesible a través de los cinco sentidos  que se encuentran en el cuerpo físico que cada uno tenemos. En el mundo físico experimentamos eventos de diferentes tipos. Así mismo, habitamos un mundo psicológico o interior, del cual vamos a hablar más adelante. En este mundo no experimentamos eventos sino estados. Los eventos son exteriores y los estados interiores. G. I. Gurdjieff agrega a estos dos mundos en los cuales vivimos un tercer mundo. Este es el mundo Lunar. Curiosamente desde la Astrología Psicológica nos hablan de la “autoimagen lunar”, la cual nos habita durante prácticamente toda nuestra vida. (Consultar Astrología, Conciencia y Destino cap.8 de Alejandro Lodi).

Gurdjieff nos enseña que mientras vivamos de fantasías, ilusiones, reacciones mecánicas, hábitos inconscientes y emociones negativas, estaremos viviendo en un mundo lunar. En la actualidad vemos un aumento de la influencia lunar en la humanidad, lo cual obviamente lleva a un estado no deseable de cosas, muy caótico y de inconsciencia. El hecho de vivir la mayor parte del tiempo en un tipo de Consciencia Lunar hace que seamos inconscientes de la realidad de los otros dos mundos, tanto el físico como el psicológico. Nuestra inconsciencia en relación con el cuerpo físico y los eventos de la vida se hace notoria en la inconsciencia de nuestras costumbres actuales. Gran parte de la actividad humana hoy carece completamente de sentido lógico y coherencia. Los estados de la mente, el pensamiento, el sentimiento y todas las experiencias de orden psicológico pierden realidad al considerárselas como existentes sólo en función de la realidad física o como epifenómenos  de menor valía que lo que los sentidos perciben.

Sin embargo, este pensamiento no resiste demasiado un análisis serio, ya que como sabemos es nuestro ser psicológico o interno el que toma las decisiones en cuanto a todo al quehacer de la vida. Lo primero es reflexionar en que así como podemos estar en un mejor o peor lugar en el mundo físico, análogamente podemos estar en un mejor o peor lugar en el mundo psicológico. Si nos encontramos en un lugar o un evento desagradable rápidamente saldremos de allí si nos encontramos en un mínimo estado de atención y coherencia. Sin embargo no somos conscientes en igual medida en relación a nuestro mundo interior. Aunque parezca mentira, no nos alejamos con tanta facilidad de un estado negativo. Podemos pasarnos una vida entera en lugares muy tóxicos de nosotros mismos. Basta que observemos un poco en qué gastamos nuestra energía diariamente. En emociones negativas, críticas a los demás y mezquindades de todo tipo. También, y con menor frecuencia, nos encontramos en estados de cierta paz y armonía; sin embargo, al tener poca consciencia de nuestro mundo interior estos estado no son capitalizados y pasan a formar parte de una consciencia poco clara en relación con nosotros mismos. Solo con la auto-observación y el posterior trabajo correctivo sobre lo observado podremos remediar esta falta de consciencia clara.

¿TODOS SOMOS UNO? LA NO-DUALIDAD, OTRO CONCEPTO 3 de enero de 2016

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento.
Tags: ,
add a comment

hombre y espejoHace tiempo que me viene rondando por la cabeza el escribir sobre el tan manido tema de la dualidad y la no-dualidad. En primer lugar al describir ambos aspectos, nos encontramos con una polaridad. Por una parte somos conscientes de los claroscuros de los acontecimientos, de las paradojas del ser humano en sus vivencias cotidianas, de la ambivalencia de nuestra existencia. Sin embargo, emerge una corriente espiritualista que afirma, sin condiciones, que esa polaridad, ese vínculo pendular entre polos opuestos, simplemente no existe. Y en cierto sentido eso es verdad. En última instancia a un nivel, digamos transpersonal o mega-humano, se disuelve toda esa fantasía de lo uno-lo otro. Incluso deja de existir lo que denominamos el Observador.

Partiendo de la base de que toda búsqueda espiritual tiene su origen en el ego, es fácil llegar a la conclusión de que la mayor parte de todo ese “proceso” se dirime entre ese yo personal e intransferible y los pequeños instantes de vacío existencial (vividos como comunión con el Todo) y que resultan difíciles de explicar, sobre todo porque no tienen ninguna explicación racional y entendible por el ego, el cual trata por todos sus medios de apropiarse de la autoría de esos momentos místicos y de hacerse con el control de esas situaciones, de esos instantes en los que de manera absoluta nos encontramos totalmente “todificados”.

Ahora bien, se ha extendido por al ámbito espiritual el concepto de “Todos somos Uno”. Quizás sea la manera más sencilla de comunicar que en realidad, a un nivel “trans-meta”,  no existe un Yo individual, que todos compartimos el mismo SER, o lo que sea que es eso que queremos explicar con palabras. Pero en el interín nos olvidamos de las trampas del lenguaje de las que se aprovecha el ego. Decir que Todos somos Uno supone acordar que somos muchos, o sea todos, y que esos muchos somos uno, como si estuviésemos realmente empaquetados, mezclados, revueltos, amasados en un heterogéneo agujero negro de personalidades, así el ego se queda tranquilo porque se encuentra reforzado por esos otros egos que forman el Todos.

Así toda la potencia de la frase “Todos somos Uno” se diluye. El Yo soy Tú y Tú eres Yo implícito, queda confinado al reducido lenguaje de la mente, de la que el ego es su señor. Eso nos tranquiliza. Por una parte sigo siendo Yo pero, por otra, soy Uno con el otro. Juegos de palabras que al ego le encantan ya que así no tiene que lidiar con su propia disolución. Tal vez, y digo tal vez, sería mejor desterrar esa frase de la “new-age” y constatar que realmente solo existe la Unidad. Pero claro, es mucho más beatífico decir Todos somos Uno que aseverar que solo existe la Unidad. El ego no entiende eso y se revela. Jeff Foster lo explica de una manera muy sencilla: “La “no-dualidad” es en realidad una traducción de la palabra sánscrita “Advaita”, que significa simplemente “no dos” y apunta a la unidad esencial (totalidad, plenitud, unicidad) de la vida, una totalidad que existe aquí y ahora, antes de cualquier aparente separación. Es una palabra que indica una intimidad, un amor más allá de las palabras, justo en el corazón de la experiencia del momento presente. Es una palabra que nos señala la vuelta a casa. Y a pesar de la apariencia fascinante de la separación y la diversidad sólo hay una esencia universal, una realidad. La unidad es todo lo que hay — y estamos incluidos. Lo que realmente estamos tratando de hacer cuando decimos “no-dualidad” es señalar a la vida como es justo ahora, antes de la aparición de los conceptos y las etiquetas; antes de que el pensamiento cree un mundo de cosas: mesa, silla, mano, pie, miedo, yo, tú, pasado, futuro. ¿Qué es la vida antes del pensamiento? ¿Podemos siquiera hablar de eso? ¿Es posible capturar la no-dualidad en palabras?” La respuesta es No. Pero de algo tenemos que hablar, de filosofar, en esa búsqueda infructuosa de lo intangible.

Otra de las cuestiones a tratar es que cuando solemos decir Todos somos Uno, parece que nos olvidamos, o nuestro buen-ego quiere olvidarse, de todo lo que acontece en el mundo: muerte, guerras, hambre, soledad… Y hemos de concienciarnos que todo eso que ocurre forma parte de la Unidad, está incluido en lo insondable, en la multiplicidad de facetas que la conforman. No vale, pues, negar que todo ello no existe en realidad, que no es más que un sueño. “Eso puede ser cierto desde una perspectiva final, en última instancia, pero nadie puede vivir en ‘última instancia’”.(Foster)

Los negacionistas del ego han encontrado un salvavidas existencial en las enseñanzas advaitas, sin embargo no han entendido ni aprehendido la verdadera dirección hacia donde apuntan. Se han quedado mirando el “dedo que apunta hacia la luna”. Así que el Todos somos Uno se convierte en su dogma y doctrina sin enterarse de lo que verdaderamente significa. Aunque…eso está bien, forma parte de la Unidad, de sus múltiples facetas, de su miríada de expresiones en lo cotidiano. Ahhh!!! Qué placer, qué emoción saber que formo parte de algo más grande que yo. Hasta mi ego está sonriente y contento. Como Buda.

2016- El año de la Guerra 17 de noviembre de 2015

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento, Uncategorized.
add a comment

2016Aunque el titular pueda parecer cuanto menos terrorífico, no lo es menos que la situación por la que atraviesa la escena mundial nos aboca a un futuro año repleto de incidencias demoledoras.

El año 2016, por numerología, es un año 9, y la lámina del Tarot en la que se refleja es la del Ermitaño. La palabra que, ahora mismo, emerge al contemplar este arcano es CRISIS. Pero es que aún hay más. 2016 podemos dividirlo en 2 dígitos: 20 y 16. El Juicio y La Casa-Dios, más conocida por La Torre. Y todos sabemos, en su significado más regresivo, a lo que estas cartas suelen hacer referencia, y más teniendo en cuenta que venimos de un Año-Diablo.

El Juicio Final en su vertiente bíblica alude al final de los tiempos y al juicio divino que se hará con cada uno de nosotros. Como metáfora podríamos realizar la analogía de un final de la concepción del mundo tal y como lo conocemos y La Torre añade el derrumbamiento de estructuras cristalizadas. Y desgraciadamente ambas cartas nos dirigen, tal y como están las cosas, hacia la Guerra Santa.

Hace casi un año ya escribí en el post “Proyecciones para 2015, el año del Diablo:

http://www.tarotconsultingbcn.com/blog/proyecciones-para-2015-el-ano-del-diablo

Que los atentados que en aquel entonces se perpetraron en París no serían los últimos. Hace unos días ha vuelto a suceder, pero con consecuencias más cruentas que en aquel momento. Cuando publiqué el post, varias personas se quejaron de mi visión “apocalíptica y mitinera”. No fue esa mi intención, en aquel momento se trataba de realizar un “ejercicio de estilo” con las cartas del Tarot para confirmar que ese libro de imágenes contemplaba todas y cada una de las posibles circunstancias por las que pasa tanto la vida de una persona como la vida de la comunidad humana. Solo hay que escarbar un poco. Y tampoco hace falta ser Nostradamus para prever lo que puede suceder en un futuro inmediato vistas las consecuencias de la actividad humana en el pasado y en el presente. Yo solo confirmo lo que el Tarot indica.

Cuando El Juicio y La Torre no armonizan, su relación tiene algo de primario e irracional y representan la faceta psicológica más primitiva. Simbolizan la penetración violenta, la crisis aguda, la actualización brutal de la energía acumulada. Son indicadores de un temperamento reactivo, de un genio agrio y difícil que tiende a envenenarse la sangre y a la retroalimentación del conflicto. El individuo, y por ende, las naciones, las religiones y las economías, se muestran impulsivas, actúan de forma instintiva, inconsciente y sin pensar en las consecuencias. A menudo manifiestan en mayor o menor grado, tendencias destructivas, sádicas o violentas. El aspecto más sombrío de esta combinación inclina a ser cruel y a una combatividad obsesiva que tiene que dominar por todos los medios. La reacción al miedo suele ser violenta y, en el contexto en el que nos movemos, en el que el enemigo está a la vuelta de la esquina, se piensa que la mejor defensa es atacar primero. Secretamente al fanático -religioso, político o de cualquier otra índole- le gusta ser temido y puede utilizar la amenaza, la coacción y el terror, o estar dispuesto a hacer cualquier cosa para conseguir sus objetivos. En los peores casos tiende a la violación, al salvajismo y a los crímenes violentos. Las pasiones y los instintos son de excesiva fuerza, le gusta lo intenso y lo que supone peligro y adrenalina. Inclinado a las posturas extremistas y radicales, así como a las acciones drásticas. Este tipo de  persona (?), tiende a ser vengativa y a menudo se enfada y se enemista con odio intenso. ¿Os suena de algo todo esto? Creo que es un retrato bastante ajustado a lo que está ocurriendo desde la llegada del Diablo en 2015 y que empezó a hacer de las suyas desde finales de 2014. Con el advenimiento de La Torre, que ya ha empezado a influenciar desde el último trimestre de 2015, los síntomas y consecuencias se amplificarán.

Pero esta constelación de Arcanos nos ofrece también una lectura positiva. Es posible LIBERARSE de viejos conceptos si ahondamos en nuestro interior y sacamos lo mejor de nosotros mismos, individualmente, para que la suma de conciencias suponga un aumento exponencial de la conciencia planetaria. Si eso se consigue, se podrá dar un salto cuantitativo enorme en el desarrollo del planeta. Aunque todo avance en el desarrollo de la Humanidad lleva consigo un enorme esfuerzo vincular: o todos o ninguno, así de claro.

El Juicio y La Torre en su aspecto armónico es signo de un temperamento con un grado de fuerza y determinación. Nos obligará a tomar partido aportando un sentido de la consecuencia de nuestros actos que no nos dejará ser ambiguos o hacer las cosas a medias. Esta combinación  nos proveerá del coraje necesario para no dejarnos intimidar para no acobardarnos frente al peligro o el enfrentamiento con lo desconocido.

Y por encima de estos Arcanos aparece El Mundo, la carta significadora del Siglo XXI. Este Arcano, que en realidad se mostrará activo durante todo este siglo, aporta cierta capacidad de autocontrol y prudencia en la acción. Se inclina a la disciplina y al rigor, no es impulsivo sino que evita riesgos innecesarios. Nos ayudará a tomar iniciativas con medida y asegurándose de no empezar mal. Hay en él empirismo y realismo y se consideran los hechos concretos.

El Mundo otorga, en este contexto, una actividad espartana y una clase de fortaleza pétrea que se expresa en firmeza y dureza para enfrentar las realidades más ásperas. Tanto individual como colectivamente se es capaz de un esfuerzo sostenido y concentrado. Se inclina a una combatividad circunspecta pero paciente y perseverante, estoica y resuelta a vencer los obstáculos. Otorga cualidades para la acción política o administrativa, e incluso para la acción militar.

 

EL SÍNDROME DE QUIRÓN 25 de septiembre de 2015

Posted by franciscobenages in Uncategorized.
Tags:
1 comment so far

quiron

En la mitología griega, Quirón fue el centauro sabio, antiguo padre del arte de la medicina. Era bueno, sobrio y civilizado. Quirón era un gran sanador, astrólogo, y oráculo respetado, se decía que Quirón era el primero entre los centauros y era altamente venerado como profesor y tutor. Un día, cuando Hércules se encontraba visitando al sabio centauro, se produjo un asalto en el cual una de sus flechas envenenadas con la sangre de  Hidra, cayó en el muslo de Quirón, causándole una herida incurable extremadamente dolorosa. Como él era inmortal no podía morir e irónicamente, siendo un sanador excelso, no podía curarse a sí mismo. Más adelante renunció a su preciada inmortalidad para dársela a  Prometeo, quien había sacrificado su vida para permitirle a la humanidad obtener el uso del fuego. Quirón está simbolizado por el “sanador herido“. Representa nuestra más profunda herida, y nuestros esfuerzos para sanarla. También apunta el lugar en donde se tiene poderes curativos, como resultado de nuestras profundas heridas espirituales. Es posible que se dé un exceso de compensación en estos ámbitos de la vida.

Quirón, como un sanador herido, primero debe hacer frente a los problemas referentes a los sentimientos de baja autoestima e insuficiencia, para luego aprender a elevarse por encima de ellos. Debido a que la herida es profunda, debemos trabajar duro para superarla.

Y dicho esto, una sencilla introducción al mito de Quirón, me gustaría exponer dentro de lo que se me ha ocurrido denominar el Síndrome de Quirón (psicólogos al uso, creo que todavía no se ha “inventado” ese síndrome), el comportamiento de algunas personas, generalmente terapeutas, cuya misión en la vida es “ayudar a los demás”.  Vaya por delante mi reconocimiento a su labor, aunque tal vez el fondo y la forma difieran de lo que debería ser un trabajo personal de desarrollo personal, sin inmiscuirse en la vida de los demás y respetando el libre albedrío de las personas.

Por lo que he podido comprobar, a este tipo de personas siempre les gusta ayudar a los demás, eso les hace sentir bien y útiles. Son como el “padre-madre” de todo el mundo. Esta dedicación exclusiva puede volverse una obsesión por ayudar a los demás… parece que estas personas atraen a todos los sujetos con problemas porque siempre están ahí para ayudar, escuchar, consolar… realmente se sienten muy bien cuando lo hacen, aunque no es extraño  que sufran mucho también porque acaban sintiendo las penas ajenas como suyas. Ha llegado a un punto en que cuando alguien sufre tienen que estar continuamente controlando si se encuentra mal en cada momento, de forma obsesiva. Y lo más increíble es que cuando consiguen que esa persona supere su problema, en cierto modo les da pena que ya no les necesiten.

Estas personas en el fondo  tienen un problema de autoestima y quizá piensan que si ayudan a los demás cuando más lo necesitan, (eso creen ellas), entonces pasan a ser importantes en sus vidas (al menos en ese momento), y si son importante entonces no le abandonarán… Muchos funcionan como imanes para atraer a personas que son como pajaritos extraviados. Y se sienten muy atraídos por andar recogiendo a “huérfanos del destino” para solucionarles la vida y rescatarles de su congoja, porque eso los hace sentir útiles, necesarios, importantes, capaces y bondadosos. En cierto sentido se vuelven co-dependientes, aman asumir responsabilidades que no les corresponden. Es algo que lo hacen repetidamente con los amigos, familia, pareja, conocidos, o cualquiera que se encuentre a su alrededor y que esté “sufriendo”. Ayudan compulsivamente y dan consejos, aunque no se los pidan.

La mentira en la que viven es que creen que todo esto lo hacen por generosidad, cuando realmente lo están haciendo porque quieren ganarse el amor y el reconocimiento de los demás.

Es indispensable aprender a diferenciar cuando nuestra ayuda sí es un acto de amor y crecimiento, de cuando no lo es. Ayudamos realmente cuando el otro nos invita a hacerlo o expresamente acepta que lo hagamos, ayudamos cuando nos da lo mismo que acepte nuestra ayuda o no, ayudamos cuando para nosotros lo verdaderamente importante es el bien del otro, y no que haga lo que nosotros creemos que debe hacer.

Hay que tener en cuenta que nuestra ayuda es adecuada cuando produce madurez, paz, crecimiento, gozo y agradecimiento en la otra persona, y no cuando produce desasosiego. Si en tus relaciones se molestan contigo siempre que los ayudas, ¡¡detente!! estás rescatando, que no es lo mismo.

CÓMO TE COMUNICAS 7 de agosto de 2015

Posted by franciscobenages in Autoconocimiento.
Tags: , , ,
1 comment so far

comunicacion centrosEs bien cierto que uno solo puede llegar a conocerse mínimamente a sí mismo a través de la relación que establece con los demás. Y relacionarse con los demás significa comunicarse, tema que no es tan sencillo como parece ya que una cosa es lo que queremos comunicar (pensamientos), otra lo que comunicamos a través de la palabra con el consiguiente significado que para nosotros tiene “eso” que queremos comunicar, y una última cuestión que es el significado que a nuestras palabras le da quien las recibe. Todo este entramado de significantes y significados se complica además con la forma que habitualmente tenemos de comunicarnos, que varía en función de la persona que tenemos delante. En este comedido análisis me fundamento en la teoría de los 4 elementos de Gurdjieff que Alejandro Jodorowsky ha ampliado con su experiencia tarológica.

Para que exista una buena comunicación sería interesante que los 4 elementos (Aire, Agua, Fuego y Tierra) actuasen al unísono, comandados por la Quintaesencia, cosa que desgraciadamente y por regla general no ocurre. Por ello sería conveniente, de vez en cuando, observarnos en nuestra comunicación con los demás. ¿Nos comunicamos, sobre todo, con la mente, con nuestro aspecto intelectual?. Si los juicios, las “opiniones” y sobre todo el poseer la verdad son las columnas sobre las de que descansa nuestra disertación, seguramente estaremos actuando desde la cabeza, sin tener en cuenta los otros centros. Si actuamos de manera emocional, nos quejamos, contamos nuestra historia sin escuchar al otro, si buscamos complacencia, que quien escucha se muestre indulgente con nosotros, etc… estaremos comunicándonos desde el centro emocional. A menudo ese “te hablo desde el corazón” incluye el lamento, el disgusto, la reclamación de algo que creemos injusto. Al actuar preferentemente desde el centro creativo-sexual, intentaremos aprovecharnos del “otro”, intentaremos manipularle a partir del exceso, del depotismo, nos comunicaremos de manera exagerada, con aspavientos. Y si actuamos preferentemente desde el centro material nos mostraremos fríos, invadiremos la intimidad del otro, estaremos pendientes de que no invadan nuestro territorio, aunque, eso sí, intentaremos invadir el territorio de los demás, no escucharemos.

Para que la comunicación se convierta en algo enriquecedor, los 4 centros, los 4 elementos han de conservar un equilibrio que únicamente puede conseguirse a través del espacio interior, de la presencia consciente y de la aceptación del “otro” como espejo de uno mismo. De alguna manera, al comunicarnos con los demás manifestamos nuestros estados interiores y solo con la debida atención sobre nuestros estados de ánimo podemos lograr una comunicación más fluida y auténtica.

PROYECCIONES 2015-2016 26 de julio de 2015

Posted by franciscobenages in Uncategorized.
Tags: , , , , ,
add a comment

PREDICCIONES 2016Siguiendo con el análisis de lo que, a través del Tarot, podemos intuir qué puede suceder en los próximos meses y principios del año que viene, me remito a mis artículos anteriores para conformar los Arcanos que aparecen. Sintetizando, la carta del Juicio se refiere a las energías que influyen durante los años que van del 2000 al 2099 y que se corresponde con el advenimiento de una nueva conciencia. El año 2015 además del Juicio tiene por Arcanos “regentes” al Diablo (15) y La Justicia (2+0+1+5=8). 2016 por su parte se haya influenciado por las energías de La Casa-Dios (16) y por El Ermitaño (2+0+1+6=9). Hay que tener en cuenta que la influencia de los Arcanos no se acota estrictamente al año natural sino que empieza a influenciar de manera sutil durante el último trimestre del año anterior y se va difuminando durante el primer trimestre del siguiente año. Así La Justicia y El Diablo empezaron a “actuar” a finales de 2014 teniendo su máximo apogeo entre abril y septiembre de 2015 para ir decayendo durante el último trimestre de este año en el cual se empezarán a notar las energías de El Ermitaño y La casa-Dios.

El binomio Diablo-Casa Dios es de por sí paradójico, por una parte se puede entender que después de un período sustentado en la manipulación y el enriquecimiento rápido de unos pocos en detrimento de la mayoría se pasa a un año de liberación de estructuras. Por otra parte se puede concebir como un periodo bi-anual en el que lo oculto y enrarecido alcanza su máxima expresión en la desestabilización total. Lo cierto es que nos encontramos en España en un momento de apogeo del movimiento ciudadano, con la emergencia de nuevos partidos y de plataformas ciudadanas que desean entrar en el terreno político institucional, es la marejada que provoca El Diablo, apoyado por las ansias de justicia social y de darle a cada uno lo que se merece (La Justicia) aunque también podemos observar un aumento de la in-justicia y de la capacidad de los poderes fácticos de promover inestabilidad en los gobiernos en aras de conservar su autoridad y dependencia financiera como en el caso, en el plano internacional, de Grecia. Por cierto, la posibilidad de que Grecia “salga” del euro es mucho más probable si quien maneja los hilos financieros no da su brazo a torcer y se da cuenta de que sin crecimiento no hay movimiento. Condonar o reestructurar parte de la deuda es una opción para que las estructuras de la Unión Europea no sufran una conmoción en sus cimientos. El Ermitaño nos habla, entre otras cosas, de exilio, soledad y La Casa-Dios de cambios en los paradigmas imperantes.

En Cataluña las aguas bajan bastante enfangadas, parece que al final habrá lista única, aunque de aquí a las elecciones veremos cómo se utiliza esa lista para, precisamente, desorientar al electorado. ¿Por qué el Sr. Mas no es el nº 1 de la lista si en el caso de ganar sería el President?. El Diablo es capaz de desconcertar incluso a aquellos que creen tener las ideas muy claras y sea cual sea el resultado de las elecciones catalanas, lo que vendrá después constituirá todo un reto en la política española. Desde Madrid se hace oídos sordos a las peticiones catalanas. Es cierto que Mas ha iniciado una huida hacia delante que ni él sabe dónde acabará, pero la posición inmovilista del PP deja pocas posibilidades a un acuerdo válido para todos. Ya se sabe que la política siempre va algunos pasos por detrás de las demandas sociales, sin embargo la aparición de La Casa-Dios augura movimientos de calado que no deberían caer en saco roto. La disyuntiva está servida, grandes imperios han caído a pesar de su potencia.

La economía mundial no dejará de manifestarse inestable y no sería aventurado pensar en un repunte de la crisis, auspiciada por los llamados “mercados financieros”. La situación actual es totalmente insostenible, se requiere un cambio drástico de las estructuras económicas, dominadas por unos cuantos en detrimento de la mayoría. La política debe recuperar su estatus y dejar de ser rehén de la economía. Los ciudadanos, las personas, los seres humanos exigen equidad y respeto. El movimiento social ha venido para quedarse y desmontar paradigmas anticuados que no hacen más que constreñir la libertad de la Humanidad. Uno a uno, sumando, poco a poco, la transformación de la sociedad y el mundo es posible.

SI NO HAY EMOCIÓN, NO HAY ATENCIÓN 13 de julio de 2015

Posted by franciscobenages in Uncategorized.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

Dentro de los 7 principios que sustentan la filosofía HUNA, la filosofía más antigua de la Polinesia, hay uno, el tercero que dice que La Energía fluye donde va la Atención. Más o menos viene a decir, en palabras de la experta Eugenia Lerner, que: “Todo aquello en lo que centramos sostenidamente la atención, tanto en forma automática o voluntaria como en forma consciente o inconsciente, adquiere fuerza y prevalencia en nuestra vida. Si ponemos mucha atención en un problema o en un malestar, éstos se acrecientan. Si ponemos en cambio, la atención en las posibles soluciones o en el bienestar deseado, eso es lo que facilitamos”. En el proceso de poner atención sobre algo interviene en gran medida el grado de emoción que lo sustente. No podemos mantener por mucho tiempo la concentración o foco de atención sobre algo si la emoción correspondiente no es lo suficientemente potente como para alimentarla y sostenerla. Y ello tanto vale para una emoción positiva como negativa.

Y ahora me voy a referir a dos “enfermedades” que en palabras del experto en Biometría y Bioenergía  Luis Arturo Frutos Ortiz, condicionan todo nuestro devenir. Se trata de la Culpa y el Juicio. Ambas se encuentran profundamente ancladas en el inconsciente colectivo de la Humanidad y en nuestra biología, siendo causas importantes de nuestra depauperada y deprimente existencia.

Los sentimientos de culpa y juicio se inoculan ya desde la familia a muy temprana edad. “Tú tienes la culpa de nuestras desgracias”. “Eres culpable de haber roto el jarrón”. “Tú eres culpable de mi ansiedad”. “Eres malo”. “Si sigues así, nunca llegarás a nada”, etc… Todo eso va calando en la maleable y dúctil mente del infante y llega a perpetuarse en el adulto que llega considerar todas esas creencias como verdades. Este tipo de emociones implican una autoevaluación, en este caso negativa, que socaba la autoestima y el autorespeto e imprimen un sello autodestructivo en nuestras vidas.

El único remedio para poder deshacerse de esas limitantes emociones, a las que además enfocamos nuestra atención, es deshacerse de la propia emoción destructiva. “Entonces la culpa se transforma en responsabilidad y el juicio en discernimiento” (Luis A. Frutos).

Todo ello lo tenemos ampliamente documentado en dos Arcanos del Tarot. Por una parte el sentimiento de culpa se correspondería con LA JUSTICIA y el de juicio con, lógicamente, EL JUICIO. La JUSTICIA hace referencia, entre otras cosas, al actuar con conciencia, con la propia ética, que no con la moral la cual se sostiene en base a dogmas tanto religiosos como sociales y culturales. Las palabras ética y moral con el paso del tiempo han derivado en un significado que para muchos es el mismo pero de hecho no lo son. Existen matices que indican que la ética y la moral son dos términos que se complementan, pero cuyo significado es bien diferente. Para resumir la diferencia entre ética y moral, podemos decir que la ética consiste en determinados tipos de comportamiento, ya sean correctos o incorrectos. Mientras que la moral establece las normas que permiten determinar si el comportamiento ha sido correcto o no.la justicele jugement

La Justicia nos propone darnos lo que nos merecemos y preguntarnos siempre si lo que hacemos es justo para nosotros y los demás. Es más debemos ir más allá y preguntarnos si aquello que creemos que es justo, es realmente justo. En suma, no culpar ni culparnos de lo que nos sucede, sino ser responsables de nuestros actos, e incluso de nuestros pensamientos y emociones. El Juicio se refiere, en primer lugar, al propio juicio, que tiene que ver con el ámbito de la conciencia desde el que actuamos. A más conciencia menos juicios. Para poder emitir un juicio válido es imprescindible conocer todos los aspectos de la persona o situación que enjuiciamos, y eso es muy difícil, por ello lo prudente es acudir al discernimiento y actuar de manera prudente, sensata y reflexiva, despojando de nuestros actos la emoción que nos llevaría a enjuiciar irreflexivamente las circunstancias o personas que se nos presentan  en la vida.

Así pues, pongamos atención en aquello que nos motiva positivamente, ya que esta atención, este enfoque, irá acompañado de la correspondiente emoción positiva, que será al fin y al cabo la que mantendrá la llama viva en la consecución de nuestros objetivos, y mejor aún, nos permitirá vivir una vida sin remordimientos, ni sentimientos de culpabilidad .

Qué significa “Ser fiel a Uno Mismo” 17 de mayo de 2015

Posted by franciscobenages in Uncategorized.
Tags: , ,
add a comment

Acabo de leer una de esas llamadas “canalizaciones”  cuyo tema era la No-Dualidad y entre sus múltiples frases, ya sabidas, ya conocidas y permanentemente repetidas tanto por sabios como por iniciados y por ignorantes espirituales, que haberlos haylos, al final aparecía la frase: La responsabilidad es simplemente ser fiel a uno mismo.

Y me ha dado por preguntarme qué significado tiene esa frase, ya que por doquier veo a personas que “son fieles a sí mismas” según ellas y, sin embargo, sus palabras y actos dejan bastante que desear.

Si preguntamos a un asesino si es fiel a sí mismo cuando comete un asesinato, ¿Qué nos responderá? ¿Los Yihadistas son fieles a sí mismos?. ¿Franco fue fiel a sí mismo?. Cada vez que un político cambia de chaqueta ¿lo hace por fidelidad a sí mismo?

Osho comenta que: Es muy difícil que una persona sea fiel a sí misma si no sabe quién es, si no tiene claras sus metas en la vida, sus deseos o su vocación. Si nos preguntamos qué es lo que hace que nuestra vida tenga sentido, la respuesta a esta pregunta está en nuestro propio interior, en el lugar donde se encuentra nuestra verdadera esencia como ser humano, nuestro yo más profundo, nuestra vocación, la fuente de nuestra vitalidad y la fuerza que nos empuja en una dirección determinada”. Sócrates enseñó que la máxima, “conócete a ti mismo”, es la base de todo.  Shakespeare escribió, “A ti mismo sé fiel.  Así con nadie podrás ser falso.”

El ya tan manido “es que yo soy así” ¿consiste precisamente en que la persona se hace consciente de su fidelidad a sí misma? ¿O tal vez, solo tal vez, trátese de un autoengaño dirigido a mantener la identidad prefabricada del ego?.

Me viene ahora a la memoria la fidelidad que se profesa a sí mismo José Mª Aznar. Estoy completamente seguro que se trata de una de las personas más fieles a sí misma. Bien, hasta aquí todo claro. Y yo pregunto ¿esa fidelidad a sí mismo es “buena” para los demás? ¿O simplemente se trata de una megalomanía, de un egotismo a ultranza, o quizás, de una enfermedad mental?. Solo inquiero, no afirmo, Dios me libre. Hay muchos ejemplos que podrán advertirnos de que ser fiel a uno mismo en realidad tiene que ver tanto con el pensar y actuar en base a unos valores propios, como el ser plenamente consciente de que la “verdad” de uno no se puede, y no se debe, tomar como obligación para los demás.

En todo caso, tal vez se trate únicamente de cuestiones semánticas y todos tengamos claro el significado de ser fiel a sí mismo, aunque cada uno lo interprete de distinta forma. Y llegados aquí, al tema de la interpretación, llegaremos a la conclusión de que es muy difícil ponerse de acuerdo sobre un tema tan profundo, tanto que la mente intelectual no puede “asirlo”, y por lo tanto, es imposible comprenderlo completamente. Como tantas otras cosas.